fbpx

¿De qué tamaño tiene que ser el obstáculo para detenerte?

El problema es que para la mayoría de la gente basta con que el obstáculo sea pequeño y nos detenemos.


Quiero contarte una historia que me sucedió porque probablemente te identifiques con esto.

Íbamos a hacer un evento en la Ciudad de México y reservé unos cuartos de hotel.

A mi esposa y a mí normalmente nos gusta dormir en una cama que no sea de las más pequeñas, así es que pedí un cuarto con cama grande.

Llegamos por la tarde, instalamos todo en el salón donde iba a ser el evento y cuando llegué al hotel ya cansado, entré al cuarto y me di cuenta de que la cama era pequeña.

Así que llamé por teléfono a la recepción y le dije a la persona que me contestó: “Oiga, yo reservé una cama grande, pero estoy en un cuarto con una cama pequeña”. La persona de recepción contesta: “Lo siento señor, lo que pasa es que no tenemos camas grandes y no va a haber camas grandes en todo el fin de semana”.

Estaba cansado así que decidí resolverlo al día siguiente.


Al día siguiente, fui por la mañana a la recepción y comenté lo que pasaba. Entonces, la persona de recepción me dice: “Si, usted habló conmigo ayer y lo que pasa, como le dije ayer, es que no tenemos camas grandes”.


Permíteme hacer una pausa en la historia y decirte algo que me he dado cuenta que sucede, y es que basta a veces con que nos digan una pequeña razón para que las cosas no estén como deben de estar y la gente normalmente se queda quieta. Pero, yo no soy así.


Continuando con la historia, le dije a la persona de recepción: “Mira, es muy sencillo esto, cuando tú compras algo y te dan otra cosa se llama fraude o robo, así que tienes dos opciones, o me regresas mi dinero o me das lo que pedí porque de otra manera no voy a aceptar algo que no sea una solución. Tú me estás dando razones por las cuales las cosas no están como deberían de estar”.


El empleado me contestó: “Deme oportunidad de hablar con mi gerente y cuando llegue usted por la tarde le aseguro que le tengo una solución”.


Entonces ocurrió el MILAGRO. Yo estoy seguro de que mientras yo fui a trabajar ese día, ellos trajeron albañiles, construyeron un cuarto y le pusieron una cama grande, porque cuando llegué al hotel ya había camas grandes.

¿Puedes creer el milagro?

El milagro ocurre porque cuando tú no te rindes y no permites que el obstáculo sea más grande que tu determinación, eres una de esas personas que hacen que las cosas pasen.


¿De qué tamaño tiene que ser el obstáculo para detenerte?

¿De qué tamaño es tu determinación para hacer que las cosas en tu vida, aquello que quieres, se vuelva real?


Soy de la opinión de que tu vida es tu vida y que la comodidad de otros no debe de detenerte. Sobre todo, cuando estas pagando por ello.

Cuando estas pidiéndole a la vida cosas buenas y vas a crear un beneficio a tu alrededor, no debes detenerte hasta obtenerlo.

Así que ten la actitud, ten la determinación y no dejes que las explicaciones te digan porqué las cosas no pasan.

En mi vida no quiero tener explicaciones, quiero tener resultados.

“Somos gente que hace que las cosas pasen.”

- Agustín Bravo -