fbpx

Recientemente recibí un correo de un guerrero abatido. Es una persona que ha luchado, que ha hecho el esfuerzo, que ha invertido tiempo, dinero y energía; es un soldado en la guerra contra la mediocridad y en busca de una vida de más calidad, un guerrero. Pero no ha encontrado la solución, no le han funcionado las cosas, y se siente cerca de “tocar fondo”.

Se siente solo, probablemente frustrado y agotado de probar tantas cosas y no encontrar solución. Se siente cansado de no encontrar momentos de paz y tranquilidad porque no sabe cómo solucionar su situación. En su caso, es cuestión financiera, pero en el tuyo podría ser otra cosa. Es como un soldado caído, herido en el campo de guerra y probablemente ha perdido muchas batallas. Ha sido la regla, y hoy no parece ser la excepción. Siente que está perdiendo la guerra.

No voy a mencionar el nombre de este guerrero, porque no tengo su autorización explícita para publicar su mensaje o su identidad, pero cuando quise responderle pensé que la respuesta podría ser muy valiosa para otros. Por eso le voy a llamar Rodrigo.

Si eres como Rodrigo, este mensaje es para ti también. Tómate tu tiempo, pues al responderle me inspiré y tuve que dividir el mensaje en partes. Tengo la esperanza de que te inspire, si estás en el fondo, que te haga ver un poco de luz en medio de la penumbra y, si estás en la cima, que valores el camino y tus logros.

Rodrigo descargó nuestro Reporte Especial “Tres Estrategias para Elevar Tu Productividad en la Empresa”, y empezó a recibir correos electrónicos de seguimiento para aplicar las estrategias del reporte y mejorar su productividad. Uno de ellos es un correo directo, duro y realista, pero tiene la intención de aprovechar las situaciones complejas de nuestra vida, y dejarte un mensaje que decía Jim Rohn “no desees que la vida sea más fácil, desea poder ser más hábil”. El título del mensaje era “Te deseo un poco de mala suerte”. Evidentemente ese título tiene la intención de producir reacciones, despertar curiosidad y crear un poco de emociones encontradas.

Estas son algunas partes de lo que Rodrigo me escribió:

Todo se dice tan fácil desde el punto de la cima donde se encuentran… pero cuando estas desesperado, angustiado, sobre saturado, endeudado a mas no poder, donde ya no puedes pensar claramente y solo ves problemas, deudas, presiones, ¿como aceptar escuchar todo el detalle? ¿como salir avante cuando estas por tocar fondo?
…lo que más angustia es el arrastrar a la familia, escuchar a mi niña que ha tenido que salir de actividades porque no alcanza, porque estamos en un bache donde ya no hay más a donde voltear. Sin amigos, sin familia con solvencia económica sobresaliente.

He tomado seminarios y seminarios de lo lograras, de saldrás adelante, me motivo y empezamos subir la cuesta, pero de repente otra piedra, se pisa mal y vas para abajo nuevamente…
los que no han estado, es más “fácil” decirlo y no porque estén mal al decirlo, solo que las perspectivas cambian.

… te dicen “Vamos a salir adelante juntos, te gustó la presentación? Bien, dame 897 USD y saldrás adelante! … si quieres salir avante, conseguirás para hacerlo”, pero al final, esa plata mejor la invierto en la colegiatura de mi niña que es la única herencia tangible que le puedo dejar y ya no vuelve a haber otra oportunidad de invertir en el curso.

El tren solo pasa una vez y si no subes, ya no habrá más estaciones y otro más subió en tu lugar.

Disculpa, solo quería sacar esto y también decir gracias por todos tus consejos, comentarios y vitalidad que tienes al hablar.

Mi respuesta es extensa, pero espero que te inspire (Rodrigo y todos los que lo lean)…

Recientemente recibí un correo de un guerrero abatido. Es una persona que ha luchado, que ha hecho el esfuerzo, que ha invertido tiempo, dinero y energía; es un soldado en la guerra contra la mediocridad y en busca de una vida de más calidad, un guerrero. Pero no ha encontrado la solución, no le han funcionado las cosas, y se siente cerca de “tocar fondo”.

Se siente solo, probablemente frustrado y agotado de probar tantas cosas y no encontrar solución. Se siente cansado de no encontrar momentos de paz y tranquilidad porque no sabe cómo solucionar su situación. En su caso, es cuestión financiera, pero en el tuyo podría ser otra cosa. Es como un soldado caído, herido en el campo de guerra y probablemente ha perdido muchas batallas. Ha sido la regla, y hoy no parece ser la excepción. Siente que está perdiendo la guerra.

No voy a mencionar el nombre de este guerrero, porque no tengo su autorización explícita para publicar su mensaje o su identidad, pero cuando quise responderle pensé que la respuesta podría ser muy valiosa para otros. Por eso le voy a llamar Rodrigo.

¿Cómo lo sé? Porque SI ESTUVE AHÍ.

En el 2008 mi vida estaba hecha un desastre.

Tenía una deuda enorme que no sabía cómo pagar. Además de eso, no podía relacionarme bien con la gente, estaba enojado con la vida y con el mundo porque no me salían las cosas a pesar de tanto esfuerzo. Seguía supuestamente las instrucciones de los que saben, y no funcionaba. Quería tener una pareja, pero mi habilidad para acercarme a las mujeres era nula por haber crecido en un ambiente lleno de bullying que resulto en una terrible inseguridad que enmascaraba con una gran arrogancia. No tenía habilidades de ventas ni de negocios aunque estaba lleno de teoría.

Cuando todo se derrumbó, aprendí la diferencia entre tener información o conocimiento, y tener habilidad. Me di cuenta de que no me servía de nada tener cinco años de conocimiento si no tenía resultados.

¿Y qué puedes hacer?

Lo primero que te recomiendo es darte un tiempo para meditar, pensar en tu vida, e inspirarte.

El 23 de noviembre se cumplieron dos años de la muerte de mi hermana. Nacimos el mismo día, éramos gemelos, y en el 2016 festeje por primera vez mi cumpleaños sin ella.

Fue muy extraño celebrar mi vida ese día, puedo imaginar lo paradójico que fue para mis padres. Sin embargo, la recuerdo siempre con una sonrisa y con mucho amor. Necesito elegir. Cuando pienso en ella podría ponerme triste, pero decido mejor estar agradecido porque estuvo en mi vida, porque sin ella en mi vida no hubiera tenido muchos momentos mágicos, y eso me hace sonreír.

Cuando pienso en mis padres, y en mi familia (mi esposa e hijo) me inspiro, sé por qué estoy haciendo las cosas ese día, y doy gracias de nuevo. Cada día que pasa son un regalo para mí, así lo veo.

Tú tienes a tu hija. ¿Puedes recordar los momentos mágicos con ella? Tal vez cuando hiciste algo y te miró con ojos de amor incondicional, o sonrió y tuviste que contener las lágrimas de alegría.

  • ¿Lo puedes hacer en este momento?
  • ¿Qué te inspira?
  • ¿Qué te hace saber que la vida tiene cosas que podemos disfrutar no importa lo que suceda afuera?
  • ¿Qué te hace ir adentro de ti y levantarte diciendo “lo que venga, lo voy a enfrentar con una sonrisa”?

¿Fácil? Por supuesto que no. Pero si estás leyendo esto con detenimiento seguramente empiezas a sentir una mejora.

No quiero decir que sea fácil, quiero decir que la decisión compleja es más inteligente que la decisión sencilla. Hay otra opción de ver cada momento, y necesitamos domar nuestros pensamientos para no perder la energía y la inspiración.

Cuando estamos en situaciones complicadas, si nos dejamos llevar por la emoción no podemos ver la solución. Es como un lago al que arrojas una piedra, inmediatamente pierdes visibilidad de lo que hay debajo.

Todos los días van a existir obstáculos y complicaciones. Y no es pesimismo, es realismo. Por eso el primer paso es darte ese tiempo todos los días para regresar a un balance emocional y espiritual, cualquiera que sea tu creencia.

Deja que el agua de la superficie se calme, y podrás ver lo que hay debajo.

Ahora date ese tiempo, las cosas no van a ponerse peor si lo haces. Vas a necesitar domar ese demonio interno que tenemos que nos dice “no hay tiempo, hay emergencias por todos lados”, pero 30 minutos al día pueden marcar TODA LA DIFERENCIA. No pienses en nada superficial, piensa en lo que es realmente valioso en tu vida: tu gente, tus momentos mágicos.

ESE GUERRERO QUE VES EN EL ESPEJO a veces necesita quien lo apoye. Yo quisiera poder verlo a los ojos y recordarle quién es. Y por el momento no puedo más que escribirle unas palabras, pero TU no le des la espalda. ¡Míralo a los ojos y HAZLE SENTIR SU GRANDEZA!

Como empresarios, emprendedores o ejecutivos (y cualquier humano de alto desempeño) necesitamos tener nuestra mente despejada, con espacio para nuevas ideas.

Por eso mi deseo para ti es que hoy encuentres esa paz interior, a pesar de todo el oleaje que pueda haber afuera. Que puedas hoy y siempre en tu mente ver a tus seres queridos a los ojos y digas “Por ESTO soy capaz de levantarme” (hazlo físicamente si están ahí).

Encuentra tu motor y enciéndelo.

¡LEVÁNTATE GUERRERO! Puede ser una batalla perdida, pero no pierdes la guerra mientras no te rindas.

 

Para leer el mensaje que escribí tras la muerte de mi hermana, haz click aquí.