fbpx

Hay momentos en la vida en la que tenemos tantas cosas en la cabeza que es necesario vaciar la mente.

Como líderes somos muy conscientes de las necesidades de los demás. Estamos al tanto de lo que pasa con nuestra familia, empleados, colaboradores... Y eso puede generar que nos olvidemos de nosotros y que nos sintamos quemados.

La falta de motivación, sentirte abrumado y no tener un balance entre la vida personal y el trabajo son síntomas que te indican que es urgente relajarte y enfocarte en tus necesidades.

Si estás acostumbrado a manejar listas de tareas y no encuentras tiempo para ti, entonces debes ponerte como una de las tareas prioritarias de tu día. De esta manera, podrás trabajar en tener mejores emociones y lograrás ser más productivo como una consecuencia de sentirte mejor.

Bloquea un momento en tu agenda que te permita no pensar en nada, no hacer nada y despejar tu mente. Si tienes que salir de la casa para lograrlo, hazlo. Lo más importante es tu bienestar mental y emocional.

Cuando te sientas abrumado respira hondo y medita.

La meditación guiada es una herramienta que te ayuda a estar más calmado y a tener mejores emociones.


 Además de ayudarte a tener una mente serena, la meditación guiada tiene beneficios en tu salud.

Los estudios están demostrando cómo la meditación está teniendo un impacto positivo en la salud de las personas. 

Déjame darte algunos ejemplos:

La meditación guiada contribuye a reducir el colesterol y la presión arterial. Cualquier forma de reducir el colesterol y la presión arterial es una forma de tener un corazón más sano y feliz.

La meditación también tiene un impacto directo en la capacidad de lidiar mejor con el dolor y la rigidez asociados con los trastornos que involucran dolor crónico como artritis y otras enfermedades articulares.

Las personas que practican la meditación guiada pueden obtener un beneficio que trasciende aún más en todas las áreas de salud.

Sin una buena noche de sueño, la fatiga prepara el escenario para la enfermedad y el estrés. Dormir bien por la noche ayudará a combatir y prevenir enfermedades. Aquellos que meditan pueden dormirse más fácil y descansar profundamente.

La meditación no solo brinda beneficios para la salud física, también te ayuda a mantener tu salud mental.

La meditación guiada es una forma maravillosa de manejar el estrés al que todos las personas ocupadas estamos sometidos.

Estos son algunos de los beneficios que la meditación le ofrece a los ejecutivos y dueños de negocios:

  • Mantener la motivación de forma constante
  • Controlar el enojo y la ira
  • Enfocar en las cosas importantes
  • Ser más productivos y eficientes
  • Aumentar la autoestima
  • Prevenir episodios de tristeza y depresión
  • Apoyar en los errores y fracasos

Las meditaciones guiadas son una maravilla. Para beneficiarte de ellas solo tienes que ponerte los audífonos y dejarte guiar por la voz que te ayudará a visualizarte en los mejores escenarios teniendo emociones positivas e intensas.

Además, la meditación guiada no es una herramienta que requiera que inviertas mucho tiempo. Es ideal para las personas muy ocupadas. Diez minutos al día bastan para que obtengas todos los beneficios en tu mente, cuerpo y emociones.

Espero que este mensaje te haya picado la curiosidad al imaginarte cómo sería tu vida personal y profesional cuando hayas hecho el hábito de meditar.

Si eres una persona que tiene muchas responsabilidades y eso te hace sentir abrumado, empieza a hacer algo por ti el día de hoy. Diez minutos de meditación guiada pueden hacer una diferencia brutal en tu vida.

¡Compruébalo!


Quiero regalarte el audio de motivación al máximo que grabé para mí y luego decidí compartirlo con mi comunidad. Quiero que con esta meditación guiada te inspires y comiences a sentir los beneficios de la meditación en toda tu vida.

Da click en el siguiente enlace y descarga el audio de 10 minutos GRATIS: 


>> QUIERO EMPEZAR A MEDITAR CON AGUSTÍN <<

Déjame un comentario abajo y si te gustó el artículo y el regalo, ayúdame a compartirlo en tus redes sociales 😉


Agustín Bravo