fbpx

La Muerte De Mi Hermana

por Jun 20, 2018Blog

Carta escrita por Agustín Bravo tras la muerte de su hermana Mónica Bravo.

Es un momento complejo para mi. Después de un paro cardiaco, mi hermana murió en los brazos de mi madre. La reanimaron y su cuerpo luchó todavía 12 días más por vivir para finalmente morir el pasado lunes 23 de noviembre de 2015.

¿Porqué te cuento esto?
No es para despertar compasión ni para hablar de un momento triste.

Por el contrario. Es para hablarte de las enseñanzas de este momento complejo. Hoy quiero inspirarte desde lo más profundo de mi corazón y con la máxima congruencia posible a vivir tu vida al máximo, porque nunca sabes cuándo se van a acabar las oportunidades.

Generalmente en mis mensajes hablo de éxito, de ir por más, de tener abundancia y pensar con abundancia. Hoy quiero hablarle a tu espíritu, a lo más noble y profundo que hay en ti.

Mi hermana y yo vinimos a este mundo juntos, nacimos el mismo día. Ella tenía un problema de salud que le provocó su muerte. Mis padres y yo sabíamos que posiblemente ella iba a vivir menos que nosotros, pero esperábamos que fueran todavía muchos años más.

Dos días antes de que esto le sucediera, hablé con mi hermana por teléfono sin saber que eran mis últimas palabras para ella.

¿Y sabes cuáles fueron?

“¡Cuídate, te amo!”
Y no puedo pensar en ninguna otra frase que pudiera haber sido mejor para que fueran mis últimas palabras para ella.

¿Hace cuánto que no les dices con toda la intención a tus seres queridos que los amas?

¿Hace cuánto que te pones pretextos para no compartir con ellos creando momentos mágicos?

Yo no sabía que esas iban a ser mis últimas palabras, pero de un tiempo para acá me he dado a la tarea de hacer el espacio para decirle a mis seres queridos lo que significan para mi. Te puedo decir que siempre va a haber mucho trabajo, muchas cosas que hacer, muchas ocupaciones (o preocupaciones) y pendientes. El tiempo nunca alcanza. TIENES QUE HACER EL ESPACIO en la agenda y en el corazón para darte la oportunidad de crear momentos mágicos con ellos.

Hace dos meses en uno de mis eventos, mi hermana estuvo un par de días por la tarde. Hicimos un ejercicio en el que le enseño a la gente un proceso para sentir una gran gratitud. Es cuestión de cerrar tus ojos y agradecer intensamente lo que tienes.

En el ejercicio, mientras todos cerraban sus ojos les decía “date la oportunidad de decirle a tus seres más queridos que los amas, que tu corazón vibra con más alegría porque tuviste el orgullo de compartir con ellos esta aventura llamada vida”.

Y mientras le decía esto al grupo, abrazaba a Mónica y a ella le salían lágrimas. Fueron momentos inolvidables, y ahora uno de los mejores regalos de despedida que, sin saberlo, ella me pudo haber dado y yo a ella.

Hoy puedo decirte que se fue sabiendo lo que yo la amaba. Eso hace mucho más fácil el proceso. He usado todo lo que se para poder estar bien a pesar de la situación.

Viví mi proceso de luto rápida e intensamente, incluso antes de que su corazón finalmente dejara de latir. Y aunque hubo momentos tristes para mi en el proceso, fueron pocos y la mayoría me llevaron a un gran sentimiento de amor hacia ella.

En mi mente le di gracias por todos estos años, le dije lo que la amo, lo que la admiro por todo lo que hizo, lo que luchó, y por su nobleza. Su partida me enseñó que todavía puedo amar y dar mucho más a mis seres queridos. Hoy puedo estar bien para apoyar a mis padres y para honrar su memoria dándole al mundo mi mejor versión.

Son dos pensamientos los que quiero transmitirte el día de hoy:
El primero decirte que no hay tiempo que perder. Y no quiero que lo tomes como un motivo para tener miedo, sino para inspirarte a tomar acción.

Todo lo que tenemos en esta vida es un préstamo, no es nuestro. Tu madre no es tuya, tu padre no es tuyo, tu pareja no es tuya, tus hijos, hermanos, amigos, no son tuyos. Te fueron prestados y algún día (siempre esperamos que sea muy lejano) el préstamo se va a acabar y no sabemos cuando.

Tu cuerpo es un préstamo y un día se va a terminar. Por eso pienso que hay que VIVIR INTENSAMENTE CADA SEGUNDO. Damos por hecho que las cosas, nuestro cuerpo, la vida va a estar ahí más adelante, pero no sabemos cuando esto se va a terminar.

Simplemente no hay tiempo que perder en las cosas triviales. Definitivamente creo que lo más hermoso de esta aventura (así considero la vida) es convivir con la gente que amas.

El segundo pensamiento es que no importa lo que suceda en tu vida, siempre puedes estar bien. Yo pude estar bien porque aunque por momentos mi mente quiere pensar en la pérdida y en la tristeza de que ella se haya ido, busco inmediatamente recordar momentos felices y mágicos que pasamos juntos. Y no puedo dejar de sonreír mientras me digo con una inmensa paz “Se me fue un Angel al cielo”.

Yo le digo a la gente: “en los peores momentos puedes estar bien, si utilizas tu mente, tu corazón y tu cuerpo de manera adecuada”.

Fueron días muy intensos en los que tuve que poner a prueba todo lo que le digo y le enseño a la gente y comprobé que me funciona.

Hoy sólo quiero decirte que no importa lo que pase en tu vida, si tú decides estar bien y confiar (tener fe, cualquiera que sea tu creencia), vas a poder extraer lo mejor de esa situación. Hoy sigo pensando que ¡La Vida es Genial!

Y todo en la vida se puede utilizar para bien, por eso quiero que la historia de mi hermana te inspire a vivir una vida mucho mejor. A pesar de su condición de salud, ella siempre sonreía, jamás se quejaba, era dulce y bien intencionada. Esa era su esencia y la mostraba en cada momento.

¿Cuál es tu esencia?

Déjala salir porque estoy convencido de que los seres humanos podemos hacer cosas grandiosas cada día. Comprométete a hacer cosas diferentes, a dar lo mejor, a salir de tu círculo de confort, a desarrollarte cada día.

Especialmente haz hoy lo más grande que puedes hacer: Vive intensamente y dile a tus seres queridos que los amas, que son geniales, que los admiras. No importa que nunca lo hagas, yo tampoco lo hacía hasta hace un par de años, pero se vuelve el mejor y más bonito hábito que puedes tener. Ve y aprovéchalos, ve y disfrútalos.

Una cosa más… si deseas contestarme como muchos lo hacen cuando envío un mensaje, no lo hagas para enviarme tus mejores deseos (que lo aprecio de corazón), sino para decirme cómo vas a aplicar esta enseñanza en tu vida, cómo vas a ser mejor, cómo vas a vivir intensamente, o a quiénes les llamaste para decirles que tu vida es mejor porque tuviste el privilegio de compartir momentos mágicos con ellos en esta vida.

Como mencioné, este mensaje no pretende despertar tu compasión hacia mi, sino de despertar tu compasión y tu amor hacia ti mismo y hacia tus seres queridos.

 

¡INSPÍRATE y VIVE INTENSAMENTE porque La Vida es Genial!