fbpx

Nunca sabemos para qué pasan las cosas. Pero yo estoy convencido de que, si tienes la actitud adecuada, siempre las cosas pasan para llevarte a un siguiente nivel, a una mejor situación.

Daniel Goleman divide en 5 pasos la habilidad de la Inteligencia Emocional.

  1. Necesitas identificar tus emociones
  2. Necesitas poderlas cambiar
  3. Identificar las emociones de los demás
  4. Identificar cómo estas influyendo en las emociones de los demás
  5. Saber cómo te motivas

El primer paso es identificar tus propias emociones para poder cambiarlas.

La realidad es que muchas veces detectamos nuestras emociones demasiado tarde. Por ejemplo, detecto que estoy enojado cuando ya le grité a alguien o detecto que me falta motivación cuando ya estoy suficientemente decaído, cuando ya perdí horas buscando subir mi nivel de energía.


¿Cómo puedo ser yo consciente de mis propias emociones?

Hay dos formas: En el momento en el que suceden y a través de verificar al final del día cómo me comporté.

Para desarrollar la habilidad de detectar las emociones en el momento en el que suceden, y poder reaccionar en ese momento y no mucho después, es importante darse cuenta qué detona la emoción, qué sucede justo antes de que nos sintamos de esa forma. Recordar esos detalles nos permite poner una especie de alarma en nuestra cabeza para cuando se vuelvan a presentar esas circunstancias.


Hay muchas formas de manejar las emociones, como respirar o cambiar tu estado fisiológico, pero la primera forma indispensable es disociarte.

Para disociarte yo te recomiendo usar el AER, que es el Acelerador Extremo de Resultados. Es un ciclo a través del cual estas pasando entre usar tu mente, usar tus emociones y usar tu cuerpo para cambiar tu estado presente.


La manera de usar tu mente para disociarte es pensando en cosas distintas a las que estas pensando en ese momento.

La manera de disociarte con tu cuerpo es sacudiéndote, brincando, moviéndote de manera diferente a la que lo estés haciendo en ese momento.

Al empezar a cambiar tus pensamientos y tu estado físico, tus emociones empiezan a cambiar y entonces el ciclo AER se reactiva con una emoción diferente a la que queremos cambiar y se convierte en un círculo virtuoso.


Es importante que decidas a qué emoción quieres ir para que dirijas tus pensamientos y movimientos hacia sentirte de esa manera. Escoge una emoción que no esté totalmente opuesta a lo que estas sintiendo, porque los neurotransmisores necesarios para generar esa emoción son totalmente diferentes a los que tienes en ese momento.

El contraste de emociones tiene que ser gradual. Esto es con pasos intermedios entre el lugar emocional en el que estés y al que quieres llegar.

Primero disóciate alterando tu estado mental y físico al mismo tiempo.

Con forme te empieces a sentir distinto sigue avanzando en esa dirección con pensamientos que estén ligados a la emoción hacia la que quieres ir, y evita cualquier cosa que te haga regresar a la emoción de la cuál quieres salir.


Otro consejo que te doy para manejar ciertas emociones como por ejemplo la ira, es hacer ejercicio. Si te enojas seguido, ponte el propósito de hacer 10 flexiones cada vez que te empieces a sentir enojado. Entonces van a pasar una de dos cosas: Te vas a poner bien fuerte para el final del mes, o se te va a empezar a quitar esa tendencia a enojarte. Esto lo tienes que diseñar antes de que se presente la emoción.


Lo que nuestro cerebro necesita son opciones de salida y no es capaz de diseñarlas en el momento en el que tienes la emoción, por eso hay que hacerlo antes.


Otro consejo que te quiero dar esta basado en parte del trabajo del Dr. David Hawkins al respecto de las emociones. Él diseño una tabla de emociones que va relacionada con la energía que tiene cada emoción. En esa tabla, también llamada el mapa de la consciencia, se habla de que emociones como la vergüenza y la culpa tienen la mínima cantidad de energía. De ahí siguen otras emociones como la apatía y la preocupación.

Antes de llegar al nivel de las emociones neutras, justo antes de llegar al neutro esta la ira, ya que de las emociones negativas es la que tiene mayor energía. Hablamos de una energía a nivel global, no solamente física. Lo que quiere decir esto es que cuando estamos enojados, estamos a un paso de pasar a la neutralidad.


Ahora quiero compartir contigo la secuencia de emociones que más me ha servido para canalizar mis emociones cuando no están como yo las quiero.

Primero, si te falta energía o motivación, necesitas pasar a la esperanza. Necesitas pasar a la aceptación de que en la vida hay cosas que no podemos arreglar y que si trabajamos un poco hay esperanza.

Después es el momento en el que empiezo a indignarme y a enojarme, tal vez con el pretexto de que la vida no me ha dado lo que yo quiero. Ahora hay que tomar una postura que le llamamos valentía, que es pensar que no vas a permitir que nada se interponga en tu camino a lograr lo que quieres, ni siquiera tus propias emociones.

Así te empiezas a volver cada vez más consciente y empiezas a darle a tu mente mecanismos para transformar la ira en una buena emoción.


Otra cosa que puedes hacer para cambiar tu estado de ánimo es tomar agua, especialmente si te falta energía.

Espero que apliques estos consejos para manejar tus emociones y motivarte en el momento en el que lo necesites.


Escribe en los comentarios acerca de qué tema te gustaría que hable.

¿Qué preguntas tienes cuando se trata de tener más inteligencia emocional?

De esa manera yo voy a saber cómo ayudarte más con esta herramienta de Inteligencia Emocional.


Ayúdame a difundir estas herramientas y consejos con gente que lo necesite.

Esto transformó mi vida y seguramente puede transformar tu vida y la de la gente que te rodea.

“Somos gente que hace que las cosas pasen”

- Agustín Bravo -