fbpx

Si eres de las personas que prefieren leer en lugar de ver videos, aquí tienes el resumen de lo que hablé en el video.

¿Será que realmente podemos dejar de posponer en nuestro negocio?

Hay mucha gente que está buscando la receta secreta para dejar de posponer.

Lo importante es empezar a entender cómo funciona nuestro cerebro para poder entender cómo podemos revertir ese proceso y ese hábito.

Empezamos por afirmar que posponer es un hábito, dejar de posponer también es un hábito.

Entonces lo importante es que dejemos un hábito que no nos funciona y lo reemplacemos por otro que sí te funciona.

Quiero compartir contigo algo que ha aprendido a lo largo de los años y es que nuestro cerebro podemos manejarlo de mucho mejor manera cuando entendemos cómo funcionan los sistemas de motivación.


Sistemas de motivación para dejar de posponer


Un sistema de motivación, en Programación Neurolingüística, se le llama al hecho de entender que los seres humanos nos alejamos de aquello que no nos gusta y nos acercamos a aquello que nos causa placer.

Entonces tenemos un conflicto de intereses, por así decirlo, porque cuando queremos posponer algo lo que estamos pensando es cuál es la recompensa inmediata de dejarlo para después.

La respuesta es muy simple, estamos más cómodos, tenemos que hacer menos esfuerzo y eso se siente muy bien a corto plazo. 

Sin embargo, la gente piensa que tan solo con analizar la situación pueden dejar de posponer.

Beneficios de dejar de posponer


Si evaluamos los beneficios de dejar de posponer, entonces podemos entender que los beneficios van a ser mucho mayores y vamos a tener una recompensa que nos va a hacer sentir muy bien.

Sin embargo, si no tenemos la habilidad de generar esa emoción de sentirnos bien por haber logrado hacer algo en ese instante, lo más probable es que la emoción que tengamos por estar cómodos sea más fuerte.

El truco está en revertir esa fórmula, en poderle hacer entender a nuestro cerebro que es al revés.

Tengo que sentirme bien para poder tener la motivación en este momento de levantarme e ir a hacerlo y eso me va a llevar a poder generar emociones que son más positivas e intensas para moverme a donde quiero y no para quedarme quieto en donde estoy y seguir  posponiendo las cosas.

A esto se le llama sistema de propulsión.

Un ejemplo muy claro de esto es cuando aprendiste a caminar o cuando aprendiste a hablar.

Cuando aprendiste por primera vez a hablar cometiste muchísimos errores y no te fijabas en esos errores ni te sentías mal por ellos, no tenías miedo de avanzar.

En cambio, cuando tenías un pequeñito avance todo mundo te aplaudía porque ya habías dicho una nueva palabra.

Tus papás te presumían con los demás y lo mismo pasó cuando empezaste a caminar, cada caída que te dabas todo el mundo la Ignoraba, todo mundo decía no pasó nada.

Te levantaban, te ponían de pie y seguías, y con cada pasito, con cada avance, la gente te aplaudía. Tú veías que tenías éxito en ello.

Conforme crecimos fuimos aprendiendo lo contrario. Aprendimos a tener miedo de movernos porque tenemos miedo a la crítica, tenemos miedo al rechazo o tenemos miedo a esas caídas, metafóricamente hablando.

Entonces el dolor de movernos se vuelve más grande que el dolor de quedarnos donde estamos y es ahí cuando empezamos a posponer y a dejar las cosas importantes para después.

Ahora, regresemos a la pregunta principal que es:

 

¿Es realmente posible dejar de posponer?


Yo creo que no.

Creo que siempre que posponemos dejamos de hacer una cosa y empezamos a hacer otra. Eso quiere decir que estamos posponiendo algo y para iniciar otra cosa.

Si invertimos las prioridades puede ser que empecemos a hacer lo que estábamos posponiendo (importante) y dejemos de hacer aquello que estábamos haciendo (no importante).

Si vemos posponer de esta manera, nos vamos a dar cuenta de que, en primer lugar, no nos podemos deshacer de ello.

En realidad, el problema no es de dejar de posponer, el problema es un problema de cómo están tus prioridades y cómo están tus emociones.

Así que aquí van 3 tips para poder revertir esa fórmula y empezar realmente a moverte y a dejar de posponer lo importante en tu negocio y en tu vida:

1) Cultiva emociones positivas intensas

Cuando quieres convertirte en lo que en nuestra comunidad llamamos un "Emprendedor Guerrero", y adoptar la identidad del emprendedor guerrero entonces tienes que grabarte este mantra:

"Yo trabajo en cada área de mi vida y lo hago con estándares sobresalientes todos los días".

Eso quiere decir entusiasmarte, eso quiere decir que estás enamorado de tu vida, no solamente de tu empresa y quiere decir que esas emociones intensas las estás cultivando todos los días.

2) Visualízate terminando las cosas que estabas posponiendo y ponle mucha emoción y mucho placer

Si puedes traer esa emoción de cómo te vas a sentir, es decir, cuando visualizas terminadas las cosas, cómo te vas a sentir en ese momento...

Si puedes traer al presente esa es la emoción y la sensación que necesitas para levantarte e ir y hacerlo, y es probable que con la práctica será mucho más intensa que quedarte en la comodidad de lo que estás haciendo.

3) Celebra cualquier pequeña victoria

Como cuando aprendiste a caminar y a hablar, te olvidaste de que al principio hacías mal las cosas. 

Cuando quieres emprender en algo y es algo es retador, vas a cometer errores. No hay de otra y si te fijas en cuántos errores vas a cometer, especialmente al principio, comparados con los aciertos, es una paradoja que no puedes ganar.

Fijándote en tus aciertos y en tus avances, vas a tener la motivación necesaria para seguir adelante.

Poco a poco el número de aciertos va a ser mayor y el número de errores va a ser menor hasta que adquieras maestría y prácticamente no te equivoques al ejecutar tus tareas.

Sé que esto va en contra de lo que la mayoría de la gente hace para manejar sus proyectos.

Pero créeme, es por eso que funciona, porque la mayoría de la gente no está encontrando la motivación necesaria para dejar de posponer. La mayoría están dejando para después proyectos realmente importantes en su negocio y en su vida.

Dejar de posponer es una cuestión de actitud y depende de la cantidad de energía física que tengas en tu cuerpo.

La energía física viene de las emociones intensas y positivas que vayas teniendo al actuar.

Ya lo dijo Daniel Goleman hace más de 20 años, la inteligencia emocional, es la habilidad de transformar una emoción como la desidia, como la indiferencia, en una emoción como pasión o gratitud para ir y hacer algo en lugar de quedarme donde estoy, es lo que me va a dar el 80% del factor del éxito.

Así que, practica esto.

Espero que estos consejos te sirvan.


"Los emprendedores somos personas que transformamos el mundo, así que, ve y haz tus sueños realidad"


Déjame un comentario abajo. Cuéntame qué proyectos en tu empresa o personales has pospuesto y cuál de las 3 estrategias vas a aplicar para dejar de posponer.


Sinceramente,


Agustín Bravo

Entrenador de Emprendedores Guerreros.

RETO PARA DEJAR DE POSPONER: ¡Pruébalo gratis durante 3 días!