fbpx
Autosabotaje: 4 COMPORTAMIENTOS QUE NOS DETIENEN como Empresarios

Autosabotaje: 4 COMPORTAMIENTOS QUE NOS DETIENEN como Empresarios

Si quieres ser un Empresario Exitoso (o un Ejecutivo Exitoso), es muy importante eliminar el autosabotaje. El problema es que muchas veces no lo vemos. Está en tus propias acciones, y está en acciones que muchas veces no tienen nada que ver con tu comportamiento en la empresa. Por eso es INDISPENSABLE eliminar estas actitudes. Muchas personas me preguntan continuamente en mis conferencias y talleres: “¿Cómo evito el autosabotaje en mis finanzas y en mi empresa?” Hoy quiero compartirte cuatro comportamientos que considero que nos están deteniendo más de lo que pensamos y que por lo mismo es muy valioso ponerles atención.
Graba esta frase en tu mente… SIEMPRE van a existir razones para no hacer las cosas. Anthony Robbins dice que “lo que está mal siempre está disponible, pero también lo que está bien”. Se refiere a que siempre van a existir razones para sentirse bien y razones para sentirse mal, razones para seguir y razones para detenerte, razones para hacer las cosas y razones para no hacerlas. ¿Cuáles ganan? Aquellas en las que te enfoques.
Pregúntate: “Como Empresario o Ejecutivo, ¿qué me detiene para lograr mis sueños más ambiciosos?”
La respuesta siempre es una razón que parece válida. Siempre va a existir alguna. Y tus acciones y tus resultados dependen de lo que tú decidas. Tenemos grabados en la mente algunos conceptos y comportamientos que no nos dejan avanzar, porque aunque fastidian nuestros resultados a largo plazo, nos dan resultados a corto plazo. En un taller que impartí en vivo recientemente le mencioné a los asistentes las cuatro cosas que yo pienso que detienen a los empresarios (también a ejecutivos y seguramente a todos los hispanohablantes también, porque creo que es cuestión de nuestra cultura).
Estos son cuatro comportamientos que necesitas eliminar para DESHACERTE DEL AUTOSABOTAJE EMPRESARIAL:
1. Tener motivos para fallar
Si, leíste bien. Cuando racionalizamos buscamos explicar por qué las cosas no funcionaron, un motivo que justifique porqué las cosas no están como deben de estar. “Lo que pasa es que no tengo tiempo” “Lo que pasa es que no pude hacerlo” “Es que no me dijeron” “Pues yo no sabía” “Eso no me toca hacerlo a mi” “Lo que pasa es que había mucho tráfico” “Es que me entretuvieron” “Déjame explicarte, eso no es mi culpa” Para todo tenemos una “razón”. O llámala justificación, explicación, pretexto o ponle cualquier otro nombre. El caso es que siempre tenemos una explicación del por qué las cosas no funcionaron o no van a funcionar en lugar de tener resultados.
¿Tienes en tu vida resultados o tienes explicaciones?
Mi recomendación es que actúes como si las frases “Lo que pasa es, es que, pero, y déjame explicarte” estuvieran prohibidas y te fuera a caer un rayo si las dijeras, porque entonces te vas a poner creativo para generar soluciones y hacer que las cosas pasen en tu empresa. La usamos porque toma menos tiempo y energía encontrar una frase que lo explique todo, que tomar acciones y crear una solución. Cuando empecé a usarlas conmigo mismo y con mis empleados, todos empezamos a ser más creativos para encontrar soluciones. En una ocasión, uno de ellos conversaba con mi esposa, quien se encargaba del marketing. Ella le dijo algo así como “¿Eso se puede hacer?”, y él le respondió “voy a averiguar bien, porque estoy seguro que si no se puede, Agustín me va a decir que lo invente”. Es porque no acepto un “no se puede” por respuesta. ESO GENERA INNOVACIÓN. No es nuevo, esa actitud la han tenido los más grandes innovadores de la historia. El motor V8 nació gracias a que Henry Ford no aceptó un “no se puede” de sus ingenieros, ni ninguna otra explicación. Aquí van algunos miembros de la familia de los motivados para fallar…
a) “Lo que pasa es que…” o “Es que..”
Esta frase me hace temblar. A veces cuando escucho esta frase de alguien a quien le compré un producto o servicio lo interrumpo y le digo “Espera un momento. Si estás a punto de decirme porqué algo no funcionó, me vas a dar una justificación y no una solución, y yo quiero una solución”. A muchos no les gusta, pero me da muchos resultados positivos porque saben que sólo voy a aceptar una solución.
b) “Déjame explicarte…”
En la empresa generalmente la usamos para explicar por qué las cosas no funcionan en lugar de usarla para que alguien entienda algo. Recuerda que si tienes resultados, rara vez te van a pedir explicaciones; y si lo hacen, es para aprender.
c) “Pero…”
También hay excepciones para ésta, PERO la mayoría de la gente la usa de formas que no les ayudan. Mi recomendación sería que primero la dejes de usar completamente y después la vuelvas a incluir en tu vocabulario poco a poco. Como alternativas puedes usar “y” o “al mismo tiempo”, que he encontrado que cubren prácticamente todos los casos en los que utilizamos el “pero” de forma inconveniente (que conste que dije “inconveniente” y no “incorrecta”.) Mis amigos David Serrano y Martha Gasca, en su libro “Aprendiendo a ser Empresarios” escriben como regla de la comunicación empresarial lo siguiente… Nunca utilizarás dentro de tu conversación las frases: “es que…”, “…lo que pasa…”, “…déjame te explico…”, “…pero…” – el pero que lleva un pretexto atrás – ni tampoco sus sinónimos. La gente que está comprometida con lo que hace, con el trabajo que desarrolla, no viola estas reglas. La gente mediocre recurre frecuentemente a utilizar todas estas explicaciones absurdas. Hacer empresa significa no poner pretextos, y quien verdaderamente quiere y hace empresa, jamás utiliza ninguna de las frases anteriores. No las necesita, simplemente hace lo que tiene que hacer.
2. Posponer las cosas
Esto mejor lo explico después… … … … ¡No era broma!
3. Puntualidad
Una gran parte del tiempo que no estoy impartiendo un curso de Liderazgo Personal o Inteligencia Financiera y de Negocios, estoy tomando uno. Hace unos meses en un curso escuché al instructor decir…

“Lo que haces en pequeño LO HACES EN GRANDE”.

En mi experiencia es muy cierto. Al ver lo que haces cada día, en tus acciones comunes puedes encontrar por qué las cosas te funcionan o no te funcionan. También leí recientemente que la confianza en ti mismo depende de tu auto-imagen, y ésta depende directamente de la reputación que tienes contigo mismo. Sí, es un concepto curioso, y muy interesante. Quiere decir que te enseñas cosas de ti mismo todo el tiempo. Hay mucha gente que dice que la puntualidad es cuestión de respeto al tiempo de los demás, formalidad, etc. Todo eso es válido. Al mismo tiempo (para no usar “pero”), yo creo que hay UN PAR DE RAZONES MÁS IMPORTANTES PARA SER PUNTUAL y a continuación te las comparto.

a) Construir congruencia y confiabilidad
Si dices que vas a llegar a las 5 (o lo piensas) y no lo haces, estás aprendiendo que cuando dices algo no lo vas a cumplir. ¿Qué va a pasar la próxima vez que te digas “voy a tener éxito en éste proyecto”? Una voz te va a contestar “Naaaaa, nunca lo haces”. ¿Y qué tal cuando te dices cosas como… “voy a aprender inglés, voy a levantar el negocio, voy a hacer ejercicio, me voy a despertar temprano, voy a duplicar las ventas, voy a arreglar X o Y”? Como empresario necesitas ser confiable.
b) Es una Estrategia
Un emprendedor me preguntó cómo dejar de posponer las cosas y mi respuesta fue muy sencilla: “Ve y hazlas”. Porque cada vez que repites un comportamiento tus neuronas y tu cuerpo se vuelven más hábiles en hacerlo. Si pospones, cada vez que lo haces te vuelves más hábil para hacerlo. Si llegas tarde, te vuelves más hábil para repetirlo. Si gritas, te pones nervioso, ansioso, te preocupas… ¿adivina qué pasa? Te entrenas para hacerlo mejor. La solución es muy simple: entrénate para hacerlo de otra forma. Es un hábito. Empieza hoy a romper tus propias estrategias de autosabotaje. Hay muchas herramientas que te pueden servir; la Programación Neurolingüística te puede ayudar como me ayudó a mí. En todo caso, te recomiendo fuertemente que hagas lo necesario para ser más puntual. (Nota: si tienes alguna razón para no ser puntual hoy, vuelve a leer el punto 1).
c) Lo haces EN GRANDE
Estás llegando tarde a todo en tu vida… a las oportunidades, a los buenos negocios o empleos, a las personas adecuadas, a los lugares adecuados. Lo sé por experiencia y observando a miles de personas en mis eventos de Inteligencia Financiera y de Negocios. Todo en tu vida va a ocurrir tarde cuando podría suceder antes. Lo malo dura más y lo bueno tarda más en llegar porque tu estrategia inconsciente es… llegar tarde. Llegar temprano también puede ser un problema para quien te espera, pero es mucho más fácil de solucionar. Puedes esperar leyendo, escribiendo, trabajando o aprovechar el tiempo en alguna otra forma. Siempre que sea posible que tenga que esperar (en una fila, una cita, un trámite, etc.) llevo una pluma y un cuaderno o un libro para aprovechar mi tiempo. Haz el hábito de llegar unos minutos antes por cualquier imprevisto (o tendrás una frase de las del punto 1), y espera para presentarte en el momento de la cita. Termino este punto con una frase que aprendí de la esposa de uno de mis mentores: “Si llegas a tiempo, ¡llegaste tarde!”
2. Posponer las cosas
Mmm, no, mejor después.
4.Contribuir al desorden
Somos empresarios y emprendedores porque queremos construir algo, contribuir al mundo. Hay excepciones y existe gente que sólo quiere el dinero, pero la mayoría tienen el sueño de construir algo. Los ejecutivos de alto desempeño también tienen ese tipo de sueño, por eso están comprometidos con la empresa. Continuamente la gente hace cosas que no nos dejan salir adelante. Nos estorbamos unos a otros y pisoteamos los intereses de otros. Tenemos frases como “Si alguien va a llorar, que lloren en casa de otro” para justificar hacer cosas que afectan a otros con tal de no afectar nuestros propios intereses. No estoy diciendo que no protejas tus intereses, pero hacer preguntas como “¿De qué forma lo puedo hacer sin afectar a otros?” pueden llevarnos a ser creativos y encontrar formas de que las cosas sucedan sin pisotear los intereses de otros. Siempre que vayas a hacer algo pregúntate “¿Qué pasaría si todos hiciéramos lo mismo al mismo tiempo?” La imagen que acompaña a éste artículo la tomé en un supermercado “de lujo”. Así es, aún la gente que se dice “culta, educada y de buen nivel socioeconómico” hace cosas como pegar chicles bajo la mesa o la silla, tira basura, ceniza y colillas de cigarro en la calle cuando no la ven (y a veces aunque la vean), se estaciona en doble fila, se pasa el semáforo cuando sabe que se va a quedar estorbando a media calle, o… Como está en la imagen y lo que resume todo lo anterior: Creas un problema y se lo dejas a alguien más para que lo resuelva. ¿Qué pasaría si todos hiciéramos lo mismo al mismo tiempo? ¿Te imaginas el desorden y el caos que generaríamos?
El caos de quedarse estorbando en el cruce lo puedes ver en la Cd. de México muy frecuentemente. Esta foto la tomé personalmente, y veo esta situación cada ocasión que paso por ese cruce…
Por cierto, si estás pensando “es que todo el mundo lo hace” te puedo dar dos ideas: (1) Sería bueno que leyeras de nuevo el punto 1 sobre los motivos para fallar y (2) ¿qué tipo de reputación estás adquiriendo contigo mismo? Que todo el mundo lo haga no justifica que tú también te conviertas en ese tipo de persona. SI QUIERES SER UN EMPRESARIO VERDADERAMENTE EXITOSO, NECESITAS SER EL EJEMPLO. Es por eso que Steve Siebold ha estudiado por más de 25 años a la gente más exitosa, la que Él llama “La clase mundial” y dice que ellos SIEMPRE SON GRANDES y no sólo cuando los ven. Ellos se comportan con clase mundial todo el tiempo porque están construyendo una reputación consigo mismos. No es cuestión de si te ven o no, es cuestión de quién te estás enseñando que eres. ¿Eres alguien que contribuye al caos o a que todo esté mejor? Por cierto, es irrelevante si te ven o no. Las personas de Clase Mundial siempre se dan cuenta de quién eres porque saben que lo que haces en pequeño lo haces en grande. Te observan en tus pequeñas acciones y saben si eres o no alguien confiable en los grandes negocios, los grandes puestos, las grandes oportunidades.
2. Posponer las cosas
¿El 2 después del 4? ¿Te das cuenta? Posponer no solo implica retrasar las cosas, sino que también altera el orden de las cosas, desbarata la estructura que la gente está esperando y crea muchos otros impactos negativos en tu vida, empezando por que te vuelves más hábil en hacerlo, como expliqué en el punto 3 al hablar de estrategias. Como empresario, te vas a volver un cuello de botella. Yo lo hice muchos años, y aunque todavía no lo erradico totalmente de mi comportamiento, haber eliminado gran parte de ello me permitió crecer mi negocio 600% en cuatro años. Además somos muy convenencieros… posponemos el plan de negocio para un nuevo emprendimiento, pero no posponemos el cine o la tele; posponemos la ensalada y la comida saludable pero no el pastel de chocolate; posponemos el ejercicio pero no el descanso. ¿Alguna vez has pospuesto el posponer? (o en otras palabras dejar para después la idea de dejar para después). A veces creo que no es cuestión de dejar de posponer, sino de posponer las cosas adecuadas. Un amigo me dijo una vez “Si lo puedes hacer en éste momento hazlo”. Tiene razón. Es mucho más cómodo posponer pero la cantidad de energía mental que le dedicas a largo plazo es enorme comparada con hacerlo en éste momento. No puedes olvidarte de ello porque sabes que si lo haces no va a ocurrir y entonces te estás acordando continuamente de hacerlo. O de plano te olvidas de ello y ahora si es garantía que no va a ocurrir. Jim Rohn decía que es muy fácil tener un gran éxito en la vida. Cuando la gente le preguntaba “Y entonces Jim ¿porqué la mayoría de la gente no tiene éxito?”, el respondía: “Porque es más fácil no hacer nada”. Es cuestión de Inteligencia Emocional. Hacerlo cuando quieres hacerlo es muy fácil, todo el mundo puede hacer eso. Pero hacer lo que sabes que tienes que hacer para que algo suceda a pesar de que no quieres hacerlo en ese momento… eso implica ser congruente con tus decisiones, construir una gran reputación contigo mismo, y respetarla. Y de paso estás volviéndote más hábil (practicando estrategias) para lo que te hace avanzar y no para lo que te detiene. Bueno, por lo menos de algo sirvió posponer el punto 2. Pude hablar de estrategias, reputación y congruencia para poder escribir ese último párrafo.
Todo esto lo podría resumir con una frase que me gusta mucho decir:

 

“DEJA DE NEGOCIAR CONTIGO EL FRACASO”.

Conviértete en el empresario

  • que llega a tiempo
  • que hace que las cosas sucedan
  • que no tiene explicaciones sino resultados, y

contribuye continuamente a que el mundo sea un mejor lugar, tan solo porque pasaste por ahí.

Recuerda: No se trata tanto de lo que sucede en tu vida, sino de qué haces con lo que sucede en tu vida.

Vive con intensidad porque ¡LA VIDA ES GENIAL!

 

Por qué debes ejercitar tu cerebro si pasas de los 30´s

Por qué debes ejercitar tu cerebro si pasas de los 30´s

Los niños tienen una tremenda capacidad de aprendizaje. Parecen esponjas, todo lo absorben. Los niños aprenden con facilidad el lenguaje, otros idiomas, matemáticas, a manejar computadoras con maestría y todo aquello que como adultos consideramos un reto. A los adultos que dejan de ejercitar su cerebro se les dificulta aprender cosas nuevas, no tienen buena memoria y su capacidad de pensamiento crítico disminuye. ¿Por qué debes ejercitar tu cerebro si pasas de los 30´s? A continuación la explicación científica.

Cada vez hay más evidencia científica que el cerebro opera como un músculo. Los riñones y el hígado, por ejemplo, con el paso de los años disminuyen su capacidad funcional y se van deteriorando. El cerebro a diferencia del resto de los órganos, con la edad puede alcanzar su máxima capacidad cognitiva, siempre y cuando nos enfoquemos en ejercitar el cerebro toda la vida. A esto se le conoce como “plasticidad cerebral”.

¿Qué importancia tiene ejercitar tu cerebro si quieres ser un líder sobresaliente?

 

Javier fue gerente de una empresa muy importante y tenía a su cargo a decenas de empleados en el área de control de calidad. Empezó a trabajar muy joven en esa empresa y su habilidad para desempeñar las tareas hizo que con los años lo ascendieran a jefe. Él tenía un estilo de liderazgo autoritario porque no tenía habilidades de comunicación e influencia con su equipo de trabajo. Trabajaba más de 12 horas por día y como podrás imaginar, su salud no era nada buena.

Javier era un jefe muy cerrado, no le gustaba aprender nada nuevo ni implementar cosas que sus colaboradores le propusieran. Le parecía muy sensato hacer las cosas siempre de la misma manera. La gente se quejaba mucho de él por su mal trato. Se mantenía en el puesto porque lograba resultados. Pero con los años y la entrada de gente nueva y joven a la organización, fue bajando su desempeño y eso no tenía contentos a los directores.

Con frecuencia se le olvidaba hacer cosas muy importantes para la organización y cuando las exigencias de su trabajo aumentaron, sus directores le exigieron desarrollar habilidades que no tenía, como dar presentaciones en inglés y coordinar proyectos de trabajo más sofisticados. Javier terminó por negociar su salida porque el nuevo reto laboral lo quemó física, mental y emocionalmente. Su lugar lo ocupó una persona mucho más joven, con más habilidades de comunicación, más entrenamiento en su área y emocionalmente más estable

 

El cerebro necesita balance físico mental y emocional

 

La mente y el cuerpo están estrechamente conectados y para que podamos tener un alto desempeño como líderes, y en cualquier otro contexto de la vida, debemos procurar un balance físico, mental y emocional.

El ejercicio aumenta la capacidad de memoria. Te preguntarás qué tiene que ver el ejercicio con la capacidad mental. La respuesta es: ¡Mucho! El cerebro necesita oxígeno para funcionar adecuadamente. Además, ejercitarse ayuda a revertir los efectos de las hormonas relacionadas con el estrés, como el cortisol. Por eso debes ejercitar tu cerebro y tu cuerpo al mismo tiempo.

Un estudio hecho con adultos mayores en la Universidad de Baylor demostró que cuando estas personas se mantenían activas físicamente y mantenían su trabajo, sus estudios neurológicos demostraron que su cerebro estaba en su máxima capacidad de aprendizaje y memoria a diferencia del grupo en el que las personas mayores estaban inactivas física y mentalmente. Esto lo que realmente significa es que “No importa que edad tengas ahora, siempre es buen momento para ejercitar tu cerebro para mejorar tu calidad de vida.”

Javier no sabía que para tener un buen desempeño laboral y lograr la felicidad en su vida es importante implementar cosas nuevas y retarse a salir todos los días de la zona de confort para construir una vida más balanceada. Javier hizo todo para sabotear su éxito: mal manejo de sus emociones, no desarrolló nuevas habilidades, no se cuidó físicamente, no siguió aprendiendo cosas nuevas y por eso llegó el momento en el que se colapsó toda su vida.

Esa es una de las razones del por qué hay muchos ejecutivos jóvenes adueñándose de posiciones de liderazgo en las empresas. Además de estar hambrientos de éxito los jóvenes han estado sometidos en las últimas décadas a muchos estímulos que los ayudan a ejercitar su cerebro constantemente. Y eso nos enseña que ejercitar tu cerebro es una de las cosas más rentables y benéficas que puedes hacer a corto y a largo plazo

Cómo saboteamos nuestra capacidad mental

 

Al volvernos adultos es muy común que cuando intentamos algo nuevo y no nos sale bien, lo abandonemos y los sentimientos de frustración y enojo se apoderen de nosotros. Este mecanismo de auto-saboteo es muy negativo porque nos envuelve en un círculo vicioso donde no hay acción y eso genera que nuestro cerebro se vaya atrofiando cada día un poco más por la falta de retos. Al principio es imperceptible, pero con el paso del tiempo comienzas a olvidar cosas importantes y después no quieres hacer nada que te saque de tu zona de confort.

Como adultos nos aferramos a creencias limitantes como “a mi edad eso ya no lo puedo hacer”, “cuando yo era joven…”, “hubiera estudiado eso de joven”, etc. Si mantenemos esas creencias en nuestra vida como adultos, poco a poco perderemos la capacidad funcional de nuestro cerebro y esto puede ocasionar un mayor riesgo de padecer enfermedades degenerativas como Alzheimer o demencia senil.

Este tema me hace recordar la historia de dos abuelas que tengo cerca de mi. Por un lado mi abuela materna, una mujer admirable de 93 años que va a nadar todos los días por lo menos 30 minutos, es autosuficiente para llevar sola su propia vida, maneja sus inversiones, cuida a su familia y se divierte mucho porque física, mental y emocionalmente está genial a pesar de su avanzada edad.

Por otro lado, la abuela de mi esposa tiene 96 años y desde hace varios años comenzó a tener demencia senil y hoy tristemente no tiene ningún recuerdo ni de corto ni de largo plazo. Es penoso terminar la vida dependiendo completamente de otros y sin posibilidad de ver qué orgullosos están en su familia por todo lo que hizo en su vida.

 

¿Cómo puedes ejercitar tu cerebro para mantenerte joven para siempre?

 

12 recomendaciones para aumentar tu capacidad cognitiva y memoria y ejercitar tu cerebro:
  1. Aprender algo nuevo siempre o mejorar algo que ya haces bien
  2. Tomar clases de algo que te guste
  3. Asistir a cursos y talleres
  4. Viajar y tener experiencias diferentes
  5. Hacer deporte o una actividad física todos los días, especialmente deportes aeróbicos como caminar, nadar, bicicleta, etc.
  6. Entrenar la mente con juegos mentales, sudokus, acertijos, memoramas, juegos de mesa, etc.
  7. Leer al menos 30 minutos diariamente
  8. Suficientes horas de sueño para recuperarte de las demandas del día
  9. Aprender un nuevo idioma o más vocabulario de tu idioma
  10. Alimentarte saludablemente y asegurarte de consumir omega 3
  11. Tomar suficiente agua
  12. Eliminar el consumo de alcohol, tabaco o cualquier otra droga.

 

Agustín Bravo Curiel
NLP Coach Trainer
Lider & Emprendedor

Cómo aumentar la autoestima baja

Cómo aumentar la autoestima baja

La autoestima baja y la falta de confianza en sí mismo repercuten de forma negativa en la forma en la que nos comportamos diariamente ya sea en la vida personal o en el trabajo. Este artículo desarrolla 5 maneras de cómo aumentar la autoestima baja y proporciona soluciones para resolver el problema de falta de confianza en sí mismo.

Muchas personas viven toda su vida sin llegar a saber dónde se originó el problema que generó sus sentimientos de autoestima baja. Eso hace imposible sanar su doloroso pasado y resolver las causas de sentirse indigno de ser amado, o o ser suficiente o deficiente de alguna manera en alguna área de su vida.

La mayoría de la gente en lugar de trabajar en sí mismo hasta resolver su autoestima baja, prefiere encontrar maneras de distraerse de las sensaciones desagradables que acompañan sentirse inferior causadas por la autoestima baja.

Cinco de las formas más comunes para aliviar el dolor de la autoestima baja y la falta de confianza en sí mismo son:

  • atención excesiva al trabajo
  • problemas con la comida
  • enfoque en los deportes
  • adicción al sexo
  • compras compulsivas

Todas las adicciones ayudan a distraer la atención de la persona, pero no resuelven el problema de fondo que es la autoestima baja.

1. Adicción al trabajo
En nuestra cultura, el trabajo suele ser un medio aceptable de desviar nuestra atención. A través del trabajo duro, nos ocupamos de tal manera que nos falta el tiempo libre necesario para meditar sobre nuestros dolores.

Los que trabajan en exceso están demasiado cansados para preocuparse por la vida social de la que carecen o de la búsqueda de diversión y pasatiempos que con frecuencia creen que no merecen experimentar. El trabajo ofrece recompensas como dinero, reconocimiento, y una sensación de logro. Todas estas emociones ayudan a compensar los sentimientos de fracaso en otras áreas de la vida.

El compromiso con el trabajo no es malo. De hecho, es bastante admirable y es un componente de una vida bien equilibrada. Sin embargo, cuando se persigue en exceso, no se permite darle espacio a otros elementos igualmente importantes como un compromiso con la familia, disfrutar con los amigos, diversión, recreación, desarrollo personal y espiritual, etc.

La obsesión por el trabajo puede pasar factura a la salud, las relaciones y la pérdida de oportunidades para otras actividades igualmente valiosas. Por otra parte, cuando el trabajo se realiza desde la perspectiva de que uno no es suficientemente bueno, síntoma de autoestima baja, es imposible poder disfrutar plenamente.

2. Adicción a la comida
Al igual que trabajar en exceso, la obsesión con la comida es a menudo un escape común de los sentimientos de indignidad o de no ser suficiente. Comer puede servir a la vez como una distracción y una manera de hacer sentir mejor temporalmente a la persona que tiene autoestima baja y falta de confianza en sí mismo.

A menudo la gente busca en los alimentos una conexión emocional que les falta en las relaciones íntimas. En estos casos, la mente está relacionando los alimentos son los tiempos felices con la familia o los amigos.

¿Quién no ha tenido recompensas de comida de nuestros padres o figuras de autoridad para los logros escolares o deportivos?

Para muchos, la comida se ha convertido en sinónimo de amor, bienestar, recompensa. Y así, en momentos de estrés, miedo o soledad, muchos recurren a la comida para llenar un vacío que sólo el amor y la autorrealización puede satisfacer.

Comer en exceso generalmente produce estar fuera de forma física. Cuanto más usas los alimentos como un sustituto de la falta de confianza en sí mismo, más probabilidades de llegar al sobrepeso. Entre mayores sean los sentimientos de soledad, es más probable que la persona busque consuelo en la comida (especialmente el alta en azúcar o grasa). Un círculo vicioso se pone en marcha garantizando una mayor ganancia de peso y autoestima baja.

Quizá te interese conocer más de este tema. Revisa el artículo: Cómo tus emociones afectan tu forma de comer.

3. Adicción a los deportes y pasatiempos
Algunas personas corren para superar los sentimientos de soledad, aburrimiento, depresión o de la autoestima baja. Algunos deciden jugar golf, o hacer ejercicio en el gimnasio, mientras que otros quieren encontrar su propia y única manera de desviar su atención a través del ejercicio, pasatiempos o deportes.

Muchos podrían argumentar que un desvío de este tipo es una forma saludable de canalizar la energía en una actividad que contribuye a la buena salud física. Sin embargo, como cualquier adicción, cuando se lleva al extremo con el fin de desviar la atención de cuestiones que necesitan ser resueltas, puede convertirse en un medio peligroso de evitar atender los asuntos de fondo, como resolver las causas de la autoestima baja.

El peor escenario es cuando la persona ni siquiera sale a practicar un deporte, sino que se queda en casa sentado viendo largas horas al día programas que aparentemente le divierten pero que en el fondo pueden afectar más su autoestima baja ya que deja de conectarse con las personas para establecer vínculos nutritivos.

4. Adicción al sexo
La obsesión por el sexo fuera de una relación sana y amorosa, también puede convertirse en un medio de distracción para alejar la atención de problemas de autoestima baja y falta de confianza en sí mismo. La atracción por sitios porno de internet, la obsesión con los clubes de striptease, o la necesidad de encuentros sexuales casuales frecuentes, sirven para adormecer el dolor del aislamiento y el contacto verdadero y amoroso con las personas.
5. Adicción a las compras
Otra obsesión común para compensar una autoestima baja tiene que ver con las compras. Muchos encuentran consuelo temporal en sentirse más atractivos mediante la compra de ropa más elegante, zapatos, accesorios, o incluso los coches y otros juguetes caros, si su presupuesto lo permite o no.

Los compradores compulsivos encuentran que la felicidad que buscan en los elementos materiales típicamente es de corta duración. A menudo se engañan a sí mismos pensando que el próximo nuevo vestido, ropa de deporte, zapatos, traje o automóvil, los hará más felices, más importantes y más seguros de sí mismos.

Lamentablemente, las cosas materiales nunca ayudan a levantar una autoestima baja y a mejorar la falta de confianza en sí mismo. Pero, los gastos excesivos de la gente que suele compensar su falta de confianza en sí mismo suelen meterlos en un aprieto económico. Estar endeudado empeora la interpretación de “fracasados” que ya tenían y tiende a reforzar su autoestima baja y nivel de confianza.

Hay muchas otras adicciones o comportamientos negativos que las personas hacen en un esfuerzo por compensar su autoestima baja y por encontrar un sentido a la vida cuando su propio valor es insuficiente. Ya sea que se trate de navegar en internet, pasar largo tiempo en Facebook, estudiar, entretenerse con videojuegos, decorar o limpiar la casa, o cualquier otra desviación de la atención a nosotros mismos, agravará el problema de los que tienen autoestima baja.

¿Cómo mejorar la autoestima baja?

Afortunadamente hay muchas maneras de recuperar la autoestima baja y resolver la falta de confianza en sí mismo para lograr gozo en el alma y plenitud en la vida:

  • Contratar un coach personal que te ayude a recuperar la confianza en ti
  • Tomar terapia para descubrir las causas de la falta de confianza personal y resolverlas
  • Terapia con PNL donde se usen las líneas del tiempo y otros procesos terapéuticos efectivos a corto plazo
  • Escuchar audios de hipnosis para reprogramar la mente y sembrar nuevas creencias con afirmaciones que fortalezcan el amor a sí mismo y la seguridad personal. Ver más información
  • Cursos, talleres y seminarios de inteligencia emocional y programación neurolinguística. Ver más información
    Introspección y meditación
Gente tóxica en el trabajo

Gente tóxica en el trabajo

En todos los trabajos hay gente tóxica y la importancia de reconocerlos es elaborar estrategias para estar a salvo de ellos. No dejarse contagiar e influir por esa gente tóxica es una habilidad que todos los que queremos ser líderes sobresalientes debemos desarrollar para estar del otro lado del camino.

Anteriormente se pensaba que la experiencia y la preparación técnica para ser exitoso en el trabajo era lo más importante. Pero hoy en día muchos investigadores están llegando a conclusiones muy distintas. El economista de Harvard David Deming desde 1980 ha estudiado a la gente en el trabajo y ha encontrado que las habilidades sociales de los ejecutivos han crecido a lo largo del tiempo en un 24%, mientras que las tareas que requieren conocimientos técnicos experimentaron poco crecimiento. David Deming también encontró que ganan mejores salarios las personas que están situados en puestos de trabajo que requieren mayores habilidades sociales.

Esto demuestra que la gente que carece de habilidades sociales se están distinguiendo negativamente en las empresas como un negrito en el arroz. Todos tenemos o hemos tenido que convivir con gente tóxica en trabajo. Algunos son envidiosos, otros siempre quieren llevar agua a su molino o algunos más están atentos para señalar el mínimo error y la lista continúa…

Hay una gran cantidad de personas que son muy capaces pero que por desgracia sus habilidades sociales y su Inteligencia Emocional son tan pobres que ellos mismos se sabotean para ser ascendidos o ganar más dinero. Su falta de manejo emocional e incapacidad para relacionarse bien con sus compañeros de trabajo les ha llevado a ser considerados como gente tóxica. Lo peor es que la mayoría de ellos no saben que su falta de habilidades sociales está arruinando su carrera.

Talentsmart® ha estudiado a más de un millón de personas y ha demostrado que la Inteligencia Emocional es responsable del 58% del éxito en el trabajo. Aquellos que carecen de la Inteligencia Emocional se encuentran en desventaja significativa para ser ascendidos o conseguir mejores salarios.

Hay diferentes tipos de gente tóxica en el trabajo según el Dr. Travis Bradberry co-autor del bestseller , Emotional Intelligence 2.0, y co-fundador de TalentSmart. Conocer los tipos de gente tóxica te ayudará a no convertirte en uno de ellos. Usa esta información para elevar la consciencia de tus emociones y para desarrollar la habilidad de influir mejor en la gente que te rodea en el trabajo.

Tipos de gente tóxica
El cobarde
El miedo es el motivador más poderoso. La gente se mueve para evitar el dolor y no por el placer que significa conquistar un sueño. Esta es la razón del por qué los anuncios de tragedias o de las consecuencias negativas que tendrás si no haces “x” son tan usados. La verdad es que funcionan porque mueven a la gente con base en el miedo de perder algo. En el lugar de trabajo se manifiestan los cobardes con actitudes como culpar a los demás por la falta de resultados, no respaldar a su equipo de trabajo para no contrariar al jefe, no decir la verdad ante una injusticia, apoderarse del crédito del trabajo de otros, etc.
Los vampiros
Los vampiros son la gente tóxica que entran a una oficina y de inmediato chupan la buena vibra. Son esas personas que siempre se están quejando y que su pesimismo y negatividad hacen que cuando se van sientas que te chuparon tu energía. Son ese tipo de personas que pueden infundir miedo o preocupación a los demás cuando abren la boca, incluso en las situaciones más positivas.
El arrogante
Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Los presumidos son ese tipo de gente tóxica que todo el tiempo están evidenciando o jactándose de que son mejores que los demás. Siempre están compitiendo con todo el mundo porque ven las cosas como un reto personal. Estas personas en realidad tienen grandes inseguridades y falta de autoestima y muestran la arrogancia como su mecanismo de defensa. Un estudio de la Universidad de Akron encontró que la arrogancia se relaciona con una serie de problemas en el lugar de trabajo.
El mediocre
Los mediocres eligen el camino de menor resistencia y son famosos por frases como: “ésta es la forma en que siempre lo hemos hecho, no hay que inventar nada”. Tienen una mentalidad de gente normal y se oponen a todo lo que tiene que ver con cambios en la empresa y en su vida. Generalmente llevan toda la vida en un mismo puesto de trabajo y cuando les preguntas ¿cómo estás? te dicen frases como “aquí…haciendo como que trabajo porque la empresa hace como que me paga”. Si te encuentras cerca de este tipo de gente tóxica sal corriendo, porque corres el riesgo de que los jefes piensen que eres igual que ellos.
El temperamental
Este tipo de gente tóxica no tienen ningún control sobre sus emociones. Con frecuencia tienen estallidos emocionales dentro de la empresa con sus subordinados, con clientes e incluso con su familia cuando están al teléfono. Son muy propensos a salir de sus casillas y enfurecerse al grado que pierden el control de su cuerpo y de su mente. Cuando están en este estado toman pésimas decisiones que suelen costarles mucho, incluso hasta su carrera. Con frecuencia este tipo de gente tóxica creen que todo el mundo está en su contra y se ponen a la defensiva, buscan quién se las pague. Estas personas funcionan mal debido a que sus emociones nublan su juicio y su falta de autocontrol destruye sus relaciones. Cuidado con las personas temperamentales, un estallido emocional lo usarán contra cualquiera para drenarse emocionalmente.
La víctima
Todos tenemos la necesidad de ser significativos socialmente y de que la demás gente nos preste atención. Pero las víctimas demandan una atención extrema. Son difíciles de identificar porque solemos al principio identificarnos con sus problemas. Pero con el tiempo, te das cuenta que siempre tienen la necesidad de ser escuchados y atendidos. La gente tóxica que se comporta como víctima, nunca asumen la responsabilidad de su vida ni de su trabajo. Piensan que el mundo la trae contra ellos y se hacen chiquitos. La posibilidad que tienen para dejar de ser gente tóxica que te roba tiempo y energía es que se hagan responsables por todo, absolutamente todo lo que les pasa.
El que pide perdón
Hay personas que de cada 10 palabras que dice la mitad es “perdón”. Ellos siempre se están disculpando de lo que hicieron pero también de lo que no hicieron. Piden permiso para hablar, para pasar, para irse, para decir sus ideas. Esta gente tóxica carece de confianza personal, temen al fracaso y creen que disculparse los protegerá. Las disculpas constantes hacen que sus ideas se abaraten, y con esa actitud no son capaces de vender nada, ni a ellos mismos. Es importante manejar el tono de voz y el lenguaje corporal, porque eso es lo que transmite seguridad al hablar y hace que los demás te puedan ver como una persona confiable y segura de ti misma.
Y la lista de gente tóxica continúa…
Faltó describir a los mentirosos, los chismosos, los que hacen bulling, etc. Pero eso quedará para más otro post más adelante ?

Todos estos comportamientos que exhibe la gente tóxica no significa que no puedan cambiar. Definitivamente el cambio y la transformación personal es posible, pero primero tenemos que ser muy conscientes de nuestras propias emociones y comportamientos y tener un fuerte deseo de cambiar. Eso nos dará la oportunidad de corregir el rumbo cuando sea necesario y aspirar a mejores puestos de trabajo y mejor salario.

¿Qué otros tipos de gente tóxica crees que esta lista debería tener? Por favor, compártelos para aprender también de ti.

Tu compañero de éxitos,

Agustín Bravo C.

NLP Coach Trainer

Si quieres aprender más acerca de cómo ser un Líder sobresaliente, te invito a que veas más acerca del Seminario de Liderazgo Personal ==> Página Oficial

Estrategias Para El Cambio de Hábitos

Estrategias Para El Cambio de Hábitos

Conocer las estrategias para el cambio de hábitos es lo que nos va a hacer mantenernos en el camino de la transformación personal.

Es muy probable que el inicio de un año nos motive a cambiar algunos comportamientos que han ocasionado que en alguna área de nuestra vida no seamos exitosos. De hecho, casi todas las personas hacen propósitos de año nuevo pero tristemente sólo un pequeño porcentaje los cumplirá el resto del año. ¡Se sabe que el 88 % de las personas no cumplirán lo que se prometieron!

Con la intención de que no formes parte de ese grupo de personas que hacen resoluciones de año nuevo y no son capaces de llevarlas a cabo, queremos compartirte estrategias para el cambio de hábitos probadas que harán que cambies tus malos e improductivos hábitos.

Primero es necesario analizar un poco lo que hay detrás de la psicología de los hábitos para entender porqué es necesario hacer cosas diferentes para que puedas tener éxito esta vez.

¿Por qué suele ser tan difícil cambiar un comportamiento indeseado?
  • Ver la T.V. en lugar de ir al gym
  • Comer comida rápida en vez de alimentarse saludablemente
  • Tener pensamientos de escasez en lugar de pensar en abundancia
  • Llegar tarde a las citas
  • Quedarse más tiempo en la cama cuando suena el despertador
  • Seguir comiendo aunque estés satisfecho
La gente fracasa en el cambio de hábitos porque está teniendo una aproximación incorrecta. Es decir, tienen estrategias para el cambio de hábitos incorrectas. Cuando hacen un propósito están esperando una transformación espectacular, grandiosa en un tiempo récord como:

  • Bajar 30 kilos en un mes
  • Dejar de fumar ya
  • Construir un negocio que deje ganancias de más de siete cifras rápidamente

Aunque hay personas que logran hacer cambios espectaculares en su vida, la mayoría no lo hace. Se nos olvida que somos producto de micro-decisiones que tomamos todos los días y que al ir formando acciones repetidas, se transforman en hábitos con el tiempo.

La gente fracasa en el cambio de hábitos porque está teniendo una aproximación incorrecta. Es decir, tienen estrategias para el cambio de hábitos incorrectas. Cuando hacen un propósito están esperando una transformación espectacular, grandiosa en un tiempo récord como:

  • Bajar 30 kilos en un mes
  • Dejar de fumar ya
  • Construir un negocio que deje ganancias de más de siete cifras rápidamente

Aunque hay personas que logran hacer cambios espectaculares en su vida, la mayoría no lo hace. Se nos olvida que somos producto de micro-decisiones que tomamos todos los días y que al ir formando acciones repetidas, se transforman en hábitos con el tiempo.

Un hábito es una acción que realizas de forma inconsciente y que puede tener un resultado positivo o negativo en tu vida a mediano y a largo plazo.

Los hábitos nos construyen como personas exitosas o por el contrario, pueden hacer que nuestros sueños jamás se cumplan.

Piensa por un momento en los problemas que puedes estar enfrentando ahora:

  • Sobrepeso
  • Deudas
  • Malas relaciones
  • Fumar o beber en exceso
  • Pobres resultados en tu profesión
  • Mala actitud

Cualquiera que sea, un mal resultado en la vida es producto de malas decisiones tomadas todos los días.

Por eso es tan importante enfocarnos en hacer cambios pequeños todos los días hasta crear hábitos que nos construyan como personas exitosas. Los hábitos al principio son un frágil hilo, pero con el tiempo se construyen como fuertes cadenas.
Estrategias para el cambio de hábitos
Ahora conozcamos qué dicen los investigadores de cómo se forman los hábitos. Charles Duhigg en su best seller, The Power of Habit (El Poder del Hábito) nos dice que cualquier hábito se forma bajo el siguiente Patrón de las 3 “R”s:

  • Recordatorio (el gatillo que dispara el comportamiento)
  • Rutina (el comportamiento mismo, la acción que haces)
  • Recompensa (el beneficio que ganas haciendo el comportamiento)

Este circuito de eventos se desarrolla cada vez que ejecutamos una acción repetitiva sin darnos cuenta.

Por ejemplo:

Primer paso: Te sientas a ver la T.V. (Recordatorio).

Segundo paso: Vas por un snack y mientras miras la pantalla metes la mano a la bolsa para tomar una pieza del snack y te lo llevas a la boca hasta terminar el contenido sin darte cuenta. (Rutina).

Tercer Paso: Tienes buenas emociones que te provocaron el ver tu programa de televisión favorito conectado con el placer de comer. (Recompensa).

Consecuencia: Sobrepeso, falta de productividad, sedentarismo, etc.

Cuando la recompensa de hacer una acción repetida es tan fuerte, como en el ejemplo anterior, es muy fácil crear hábitos malos, difíciles de eliminar.

La buena noticia es que tu también puedes crear buenos hábitos siguiendo las estrategias de cambio de hábitos que te he compartido.

Primero, necesitas elegir un Recordatorio, algo que hagas todos los días y después asociar a eso un hábito que quieras desarrollar, por ejemplo:

  • Lavarte los dientes
  • Bañarte
  • Bajar la palanca de la taza del baño
  • Tomar agua en la mañana
  • Ponerte los zapatos
  • Meterte a la cama
  • Sentarte a comer
  • Consultar tu saldo en tu portal electrónico cada quincena
  • Manejar hasta tu trabajo
Por ejemplo, si quieres volverte una persona más espiritual o productiva, podrías poner un cuaderno bajo tu almohada y cada noche cuando estés a punto de meterte a la cama alimentar tu diario anotando algunas líneas del porqué estás agradecido en tu vida, los momentos mágicos o los aprendizajes que tuviste durante el día.

Otro ejemplo sería, mientras te bañas, podrías dedicar unos minutos a pensar cómo hacer mejor tu trabajo o cómo mejorar tu relación de pareja o con tus hijos, o cómo desarrollar mejor tu negocio, etc.

Habitos3La idea es aprovechar los recordatorios que ya tienes para atarle el nuevo comportamiento que quieres desarrollar. La clave para que estas acciones se vuelvan rutinarias (hábitos) es hacer que la Recompensa sea tan grata que no quieras dejar de hacerlo.

Estas estrategias de cambio de hábitos parecen demasiado simples y por eso mucha gente no lo hace, porque la gente común piensa que para tener un gran resultado hay que hacer cosas dramáticas en un corto tiempo. Pero, piensa por un momento en las cosas que no te cuestan trabajo hacer, todas ellas son producto de acciones repetidas que trajeron una gran recompensa en su momento.

Empieza con pequeñas acciones y cuando las hayas incorporado como hábitos puedes avanzar al siguiente nivel. Así es como se construyen los hábitos que forman nuestro carácter.

La Recompensa es fundamental para tener éxito en lo que emprendas. Celebra cada paso que des, así sea irte a la cama temprano, hacer una comida saludable, caminar 30 minutos, contribuir al orden, no gastar en cosas innecesarias, llamarle a un amigo que esté lejos, tener buena actitud, orientarte más a la solución en lugar de al problema, pagar a tiempo tus cuentas, conectarte con tus hijos, etc.

Cuando te sientes bien de hacer algo, quieres repetirlo. Celebra tus pequeñas victorias. Cada una de ellas se convertirán en una gran batalla ganada.

Un simple:

¡Bien hecho, vas por buen camino!

¡Victoria, lo hice!

¡Eres increíble!

¡Sigue así!

… son suficientes para sentirte orgulloso de lo que estás logrando. Esas emociones te ayudarán a mantenerte apegado a tus propósitos y a mantener la inercia del comienzo del año.

¿Qué opinas acerca de estas estrategias para el cambio de hábitos?

Estrategias para el cambio de hábitos – Ejercicio:
  1. Identifica tus Recordatorios (acciones que haces todos los días). Anótalos en una lista.
  2. Piensa en algún hábito que quieras desarrollar y asócialo a un Recordatorio.
  3. Comprométete a ejecutar esa acción (Rutina) cuando estés desarrollando el Recordatorio.
  4. Cada que lo lleves a cabo ¡Celebra! (Recompensa).

P.D. Si este artículo fue de ayuda para ti y quieres que más personas tengan acceso a estas estrategias para el cambio de hábitos, quiero pedirte que me ayudes a compartirlo dandole “Me gusta” o reenviándolo por correo electrónico a un amigo. Si quieres hacer un comentario, simplemente escríbenos a info@pnlaplicada.com.mx ¡Nos encantará conocer tu opinión!

Tu compañero de éxitos,

Agustín Bravo C.

Coach & Trainer Certificado PNL

Síguenos en Facebook y conoce nuestro calendario de eventos: aquí

Malos hábitos – Cómo cambiarlos en 30 días

Malos hábitos – Cómo cambiarlos en 30 días

Cambiar los malos hábitos puede ser una tarea imposible para muchos, pero para quien tiene la estrategia correcta puede ser una experiencia fascinante que aumentará su autoestima y poder personal.

José es un muchacho inteligente, tiene una carrera profesional y sigue desarrollando sus habilidades para construir el éxito en su vida personal y profesional. El está intentando dejar de fumar pero no lo ha logrado todavía…

Para cambiar los malos hábitos, no importa para nada el IQ (Coeficiente Intelectual) de una persona. Más bien, es una cuestión de inteligencia emocional para “manejar” la mente y hacer que funcione de forma diferente a lo habitual.

José ha disminuido el número de cigarros que se fuma, pero no deja de sentir esa ansiedad de fumar en ciertos momentos del día. La estrategia que él está siguiendo es pasar cada vez más tiempo sin fumar, cuando se da cuenta que ha roto su récord de tiempo sin fumar, se premia… ¡Con un cigarro!

José no se da cuenta de que lo único que está haciendo es reforzar su enorme deseo por fumar. Le está enseñando a su cerebro que fumar es una recompensa a su esfuerzo y eso le da placer inmediato y lo anima a continuar haciéndolo. Cuando nos sentimos bien ejecutando un comportamiento queremos repetirlo una y otra vez y por eso él está en riesgo de fracasar en su deseo de dejar de fumar si no cambia su estrategia.

Nos atrevimos a darle a José un par de consejos que podrían ser la diferencia entre lograr su objetivo y seguir con sus malos hábitos de fumador. Queremos compartir esas sugerencias también contigo y darte más ideas de cómo tú también puedes cambiar malos hábitos, cualquiera que éstos sean.

El artículo que escribimos para ayudarte a cambiar tus malos hábitos es más largo de lo normal. Si te mantienes atento leyendo y llegas al final del post, habrá valido mucho el esfuerzo porque vas a sentirte motivado para comenzar HOY MISMO a cambiar esos malos hábitos que te están produciendo muchos problemas en algún contexto de tu vida.

¿QUÉ ES UN HÁBITO?

Un hábito es una acción que ejecutamos de forma automática e inconsciente. No nos damos cuenta de que lo hacemos hasta que vemos el resultado final. Por ejemplo lavarnos los dientes siempre de la misma manera, manejar el automóvil sin estar atento a cada movimiento, enojarnos cada vez que algo nos sale mal, etc.

Los malos hábitos se producen cuando las consecuencias de las pequeñas acciones diarias se vuelven negativas y te afectan de alguna manera en tu vida, por el contrario, son buenos hábitos si las acciones automáticas te llevan a lograr tus metas. De hecho para ser exitoso es indispensable desarrollar buenos hábitos.

Hay varias estrategias para cambiar los malos hábitos. Muchas de ellas las mencioné en el artículo “Estrategias para el cambio de hábitos”.
Da click en la liga para ver el artículo y aprender más de cómo cambiar los malos hábitos.

¡CAMBIA TUS MALOS HABITOS EN 30 DÍAS!

Cambia tus malos hábitos en 30 días es una estrategia para trabajar en un comportamiento nocivo que quieres eliminar de tu vida sin sentir la sensación de privación, estrés o angustia durante el proceso.

Esta estrategia de cambio de hábitos está inspirada en las acciones de marketing online de empresas que venden servicios donde te ofrecen una PRUEBA GRATIS por 30 días.

Este acceso gratuito que te ofrecen tiene la intención de que te habitúes a usar el servicio y cuando termine el periodo de prueba estés preparado para comprar la versión de paga. Definitivamente la “prueba gratis” funciona y ha hecho que muchas empresas ganen mucho dinero por internet.

Pero ¿qué tiene que ver esta estrategia de marketing con cambiar los malos hábitos? Mucho porque podemos adaptarla a cualquier contexto donde queremos formar un nuevo patrón de comportamiento y puedes usarla tanto para eliminar los malos hábitos como para crear buenos hábitos.

¿CÓMO FUNCIONA EL RETO DE 30 DÍAS PARA CAMBIAR LOS MALOS HÁBITOS?

Recuerda alguna de las veces donde quisiste deshacerte de un mal hábito, el sólo hecho de pensar que tienes que hacer algo diferente por el resto de tu vida, te produce una terrible sensación de privación y estrés. Cuando piensas que algo es PARA SIEMPRE inmediatamente generas resistencia al cambio, es algo que TIENES QUE HACER pero no quieres hacer.

Asociar una emoción negativa al cambio de los malos hábitos es una pésima idea, porque no lo vas a querer hacer y comenzarás a poner todo tipo de EXCUSAS para abandonar el reto. ¡Así funciona el cerebro humano!

Ahora piensa en hacer un cambio de manera TEMPORAL, como por ejemplo comprometerte a hacer una acción por 30 días. Quizá irte a dormir a una hora específica, dejar de comer comida basura, o cualquier cosa.

¿Verdad que tu cerebro acepta mejor esta idea?

Pensar que el cambio va a requerir un esfuerzo pero va a ser sólo por un tiempo, es más manejable. Tu cerebro pensará que terminado el periodo de “prueba” podrás regresar a tus hábitos normales y eso liberará la tensión y el estrés.

“Lo único requisito que necesitas para cambiar un mal hábito o crear uno positivo, es DISCIPLINA y COMPROMISO contigo mismo para llegar al día 30”.

¿QUÉ VA A PASAR SI COMPLETAS EL RETO DE 30 DÍAS PARA CAMBIAR TUS MALOS HÁBITOS?

¡Aparecerán muchos beneficios cuando por fin llegues al día 30!

  • Estarás en el camino de formar un sólido hábito que se quede contigo por el resto de tu vida. Una vez que pruebes los beneficios de tu nuevo comportamiento querrás mantenerlo para siempre contigo.
  • Romperás el circulo vicioso de tus malos hábitosy habrás librado muy bien la parte más difícil de superar: “el infierno de los primeros días”. La parte más dura la habrás pasado. Ya lo hiciste.
  • Si llegas al día 30, te respaldará un mes en el que tuviste éxito, eso generará en ti un profundo sentimiento de logro, confianza personal y te ayudará a mantenerte en el “momentum” o sea, te empujará la inercia del cambio.
  • Esos 30 días te darán retroalimentación porque habrás experimentado cómo te sientes con el cambio, lo fácil que fue hacerlo, cómo ha sido el proceso y cómo ha mejorado tu vida. Tener esa experiencia es la base para que quieras seguir manteniendo el buen hábito por mucho tiempo más.
  • Este experimento te pone en posición de decidir si quieres seguir fortaleciendo tus buenos hábitos haciendo otro periodo de prueba. Te dará más habilidad y elementos para continuar por otros 30, 60 o 90 días más.

Al final del reto de 30 días tendrás todos los elementos para decidir si quieres continuar, si decides no hacerlo es válido, siempre es mejor hacerse a un lado cuando has tenido la experiencia, que cuando ni siquiera eres capaz de intentarlo o lo abandonas a los pocos días. Los perdedores lo saben, no hay nada más doloroso que ni siquiera haberlo intentado.

¿EL RETO DE 30 DÍAS PARA CAMBIAR LOS MALOS HÁBITOS FUNCIONA PARA TODO?

Este reto funciona para cambiar malos hábitos que ejecutes todos, o casi todos, los días. Por ejemplo:

  • Dejar de fumar
  • Postergar o posponer las cosas importantes (procrastinar)
  • Dejar las bebidas alcohólicas o las sodas (refrescos)
  • Evitar gastarte todo tu ingreso mensual
  • Dejar de comprar cosas de manera compulsiva
  • Comer en exceso
  • Bajar de peso y medidas
  • Dejar de ser un esclavo de la TV o los video juegos
  • Dejar de comer azúcar
  • Dejar de quejarte y/o criticar a la gente
  • Hablar mal de la gente en su ausencia
  • Dejar de culpar a los demás por lo que te pasa
  • Mejorar una relación de pareja
  • Dejar de ser impuntual
  • Evitar dejar las cosas a medias
  • Y una larga lista de etc.

Te recomendamos que no uses este método para cosas que haces esporádicamente y que no hagas más de dos retos al mismo tiempo. Lo ideal es que empieces con un reto de 30 días y que a medida que ganes confianza contigo y tu autoestima se eleve, puedes sumar más retos.

Como ya te diste cuenta, el método es simple y funciona, pero es obligatorio ponerlo en práctica. Por desgracia pocas personas van tomar el reto, la mayoría de la gente se encuentran estancada en una vida llena de frustraciones por no tomar acción.

Si tú eres de los que odian la mediocridad esta propuesta es para ti. Comienza hoy mismo o mañana, a trabajar sobre tus peores hábitos. Elige uno y comprométete durante 30 días a cambiar. Ya sabes todo lo que puedes ganar.

TIPS PARA CUMPLIR EL RETO DE 30 DÍAS PARA CAMBIAR TUS MALOS HÁBITOS

Si ya te decidiste DESPEDIR de tu vida tus MALOS HÁBITOS, toma en cuenta las siguientes recomendaciones que te ayudarán a tomarte en serio el RETO de 30 Días.

  1. Cuéntale a más de una persona que estás haciendo un reto personal (elige a personas que te importe lo que piensen de ti). El hecho de que varias personas lo sepan y estén atentas a tus resultados, genera un mayor compromiso en ti para no quedar mal, esto en coaching se llama accountability y es una de las estrategias más eficaces para lograr las metas.
  2. Haz una grabación en tu celular que te recuerde por qué estás haciendo el reto. Háblate a ti mismo como si fueras tu propio coach y exigente cada día más. Esto puede ayudarte a mantenerte valiente y determinado a seguir pase lo que pase. Créeme que vas a necesitarlo en los momentos de debilidad donde tu mente te dirá que es mejor abandonar el reto. No hace falta ser más fuerte que las tentaciones, simplemente necesitas ser más inteligente que tus malos hábitos.

3. Escribe la fecha en la que inicias el reto y la fecha en la que lo vas a terminar y ve contando en cuenta regresiva cuántos días faltan para que seas “libre” otra vez. Recuerda que si tu cerebro piensa que el cambio va a ser PARA SIEMPRE, con total seguridad va a desarrollar mecanismos para sabotear tus esfuerzos. Y todo el trabajo se irá a la basura y te quedarás sintiéndote como un perdedor.

4. Anota tus logros cada día en un calendario y haz una marca por cada día que cumples el RETO. Celebra cada batalla diaria. Celebrar los triunfos es el combustible que necesitas para seguir adelante.

5. Pide ayuda y compresión a tus familiares y amigos, menciónales que estás en el RETO y que necesitas de su apoyo para mantenerte fuerte en tu decisión hasta el final. Vuelve a la gente parte de tu experimento y quizá hasta alguno de ellos quiera seguirte y convertirse en tu buddy (amigo que comparte el reto).

6. Pon alarmas en tu teléfono móvil que te estén recordando las acciones que debes hacer y no las apagues hasta que hayas hecho algo al respecto.

¿CUÁL VA A SER TU RETO?

Decide pronto el RETO DE 30 DIAS que vas a emprender y comienza a trabajar YA. Recuerda, postergar es uno de los MALOS HÁBITOS más nocivos que mucha gente tiene. Toma acción ahora, comprométete contigo mismo. Ponte a trabajar en ti ahora, si no lo lo decides seguirás siendo de las personas que ponen EXCUSAS en lugar de tener RESULTADOS.

¿Cuál es tu RETO?

Si te faltan ideas para elegir en lo que vas a trabajar los próximos 30 días, aquí tienes unas ideas para TRANSFORMAR tus MALOS HABITOS en comportamientos, que poco a poco, se convertirán en BUENOS y PRODUCTIVOS HABITOS. Inspírate en ellos, si aún no encuentras el tuyo:

  • Leer mínimo 30 minutos cada día
  • Comer saludablemente, eliminando algún tipo de alimento insano (comida basura, golosinas, dulces, etc.)
  • Comer 5 porciones de verduras diariamente
  • Levantarse temprano (decide la hora exacta)
  • Hacer mínimo 30 minutos de ejercicio (caminar, ir al gimnasio, nadar, etc.)
  • Desarrollar el hábito de agradecer todo lo que tienes en tu vida
  • Desarrollar una actitud positiva y proactiva
  • Hacer un ritual de poder antes de comenzar el día
  • Meditar o hacer auto-hipnosis, mínimo 30 minutos al día
  • Estudiar mínimo 30 minutos acerca de algún tema en el que quieras ser un experto o ser sobresaliente
  • Aprender 5 palabras nuevas en otro idioma diariamente para incrementar tu vocabulario
  • Tomar minimo 2 litros de agua
  • Leer mínimo 30 minutos cada día
  • Comer saludablemente, eliminando algún tipo de alimento insano (comida basura, golosinas, dulces, etc.)
  • Comer 5 porciones de verduras diariamente
  • Levantarse temprano (decide la hora exacta)
  • Hacer mínimo 30 minutos de ejercicio (caminar, ir al gimnasio, nadar, etc.)
  • Desarrollar el hábito de agradecer todo lo que tienes en tu vida
  • Desarrollar una actitud positiva y proactiva
  • Hacer un ritual de poder antes de comenzar el día
  • Meditar o hacer auto-hipnosis, mínimo 30 minutos al día
  • Estudiar mínimo 30 minutos acerca de algún tema en el que quieras ser un experto o ser sobresaliente
  • Aprender 5 palabras nuevas en otro idioma diariamente para incrementar tu vocabulario
  • Tomar mínimo 2 litros de agua

Hábitos de Éxito es un programa que te ayudará a entender la psicología del éxito y a encontrar un camino efectivo para cambiar tus patrones de comportamiento.

Da click aquí para conocer el Programa Hábitos de Éxito ==> Hábitos de Éxito

¡Te esperamos dentro!

Tus compañeros de éxitos,

Diana Alva y Agustín Bravo.