fbpx
Armar un cubo Rubiks es como armar tu vida

Armar un cubo Rubiks es como armar tu vida

Cuando nacemos parece que todo esta en desorden. No sabemos cómo funciona el mundo y poco a poco nos vamos dando cuenta de qué manera las cosas funcionan y cómo puedes ir aprendiendo.

Aprendemos los fundamentos para la vida y el mundo comienza a hacernos sentido.

Aprendes a hablar, a caminar y se va acomodando todo.

Aprendes tus primeros comportamientos de las personas que te rodean y cómo responder antes ciertas situaciones.

En esta primera etapa de nuestra vida construimos nuestra personalidad.

Luego viene una segunda etapa para la que necesitamos otras estrategias de aprendizaje.

Aprendemos estrategias para relacionarnos con los demás y con qué emociones reaccionar ante diferentes eventos.

Esto lo aprendemos de nuestros padres y familiares. Poco a poco en esa segunda etapa nos damos cuenta de lo necesario para sobrevivir en este mundo.

Finalmente aprendemos cómo trabajar, cómo formar una familia, cómo poner un negocio, pero, no necesariamente con la garantía de que vaya muy bien.

Después en un tercer nivel buscas avanzar un poco más para tener éxito y, lo logras en ciertas áreas de tu vida. Todo hacia afuera parece armónico, los demás te ven como una persona que tiene una vida ideal, pero dentro de ti sabes que hay áreas que no están del todo balanceadas.

Entonces, para dar el siguiente paso, hay que hacer cosas distintas. Para poner las siguientes piezas en su lugar se requiere una estrategia diferente a las anteriores. A muchas personas les da un poco de miedo dar este paso porque el problema es que cuando empiezas a acomodar lo que falta, lo demás se empieza a desacomodar. Y es que en este nivel es necesario aprender nuevas habilidades porque eso es lo único que nos permite avanzar.

El miedo de la mayoría de las personas es que no saben si la estrategia que tienen es la correcta o no porque no han visto si funciona o no.

Por eso se necesita una metodología probada para poder balancear cada área de tu vida sin miedo a equivocarte porque sabes que si te equivocas puedes volver a aplicar la metodología y corregir lo anterior.

Cuando eres capaz de aplicar la solución que te permite diseñar tu vida con precisión, avanzar hacia tu diseño con motivación permanente y desarrollar las habilidades que necesitas para alcanzar tus metas, es cuando puedes balancear el éxito en cada área de tu vida.

“La Vida es Genial.”

- Agustín Bravo -

Cómo las emociones afectan la Visión

Cómo las emociones afectan la Visión

Si en tu vida pudieras tomar mejores decisiones tus resultados serían mejores. La manera en la que vemos el mundo y las situaciones frente a nosotros afectan las emociones detrás de nuestras decisiones.

Entonces preguntaríamos, ¿Cómo le hago para poder tomar mejores decisiones y tener mejor visión?

En Enfoque Visionario creemos que es posible tener enfoque en las cosas que queremos lograr teniendo una visión amplia del panorama frente a nosotros.

Cuando tenemos un contratiempo nuestro enfoque cambia de prioridad y podemos perder la visión de lo que queremos hacer a mediano y largo plazo.

Necesitamos entrenar nuestras emociones para poder cambiar de enfoque a visión y viceversa sin perder alguna de las dos.

Las malas emociones nublan nuestra visión y podemos perder el objetivo de lo que queremos lograr en cada área de nuestra vida.

Una mala emoción nos puede llevar a tomar una mala decisión y eso también nos puede hacer perder la visión.

Es importante conectarse constantemente con la visión que tienes de lo que quieres lograr en tu vida.

A veces las buenas emociones también nos pueden llevar a confiarnos o a ser demasiado inocentes y entonces distraernos y perder la visión.

Necesitamos balancear nuestra capacidad de ver a largo plazo (mirar al horizonte) y nuestra capacidad de ver la actividad que estamos realizando en el momento presente para enfocarnos mientras mantenemos la visión general de lo que queremos lograr.

Me parece muy interesante el trabajo de Louise Hay y cómo nuestro cuerpo es un indicador de nuestras emociones. Específicamente hablando de la visión física, ello lo relaciona con las emociones y de cómo vemos la vida.

Cuando yo me empecé a interesar por planear en mi vida a más largo plazo, la visión de mi vida comenzó a mejorar. Pero, también mi visión física no se deterioró nuevamente después de una operación a la que me sometí para quitarme las gafas.

Cuando eres consciente de cuidar tu cuerpo y de comprometerte con tu desarrollo emocional, tu mente comienza a entender que el balance y la integridad en todas las áreas de tu vida es posible.

 Si quieres tener visión y enfoque en tu vida, atiende tu vista, escucha a tu cuerpo y piensa en qué aspectos de tu inteligencia emocional necesitas poner atención.

“La Vida es Genial.”

- Agustín Bravo -

La Actitud Hace al Empresario

Un elemento fundamental de la mentalidad de empresario que es vital para convertirte en un emprendedor exitoso sin morir en el intento, es tu actitud. Ya hablaba yo de cómo la empresa es un reflejo de la mente, las acciones y las actitudes del dueño y de quienes la administran.

Me ha tocado ver empresas que tienen muy buen tamaño, empresas relativamente grandes que dejan muchísimo dinero pero que se estancan, ya no crecen más.

Muchas veces estamos buscando conocimientos técnicos. Te puedo decir que la mayoría de los conocimientos valiosos en el mundo están en ciertas personas que tienen negocios exitosos y además saben explicar y enseñar este tipo de cosas.

Mi primer consejo sería que no te dejes influir por personas que:

  1. No tienen los resultados que tu quieres
  2. No tienen la habilidad de enseñarlo

Porque a veces son increíblemente buenos para lograr los resultados pero no tienen la habilidad de aterrizar las estrategias. Entonces, para mi es fundamental que empecemos a cambiar de actitud.

La primera actitud a cambiar es la actitud de que vivimos en un mundo donde hay pocas oportunidades de negocios, de que poca gente va a poder o a querer comprar tu servicio o tu producto. Ese tipo de cosas son algo que Napoleón Hill llamaba dentro de sus causas de fracaso “adivinar en lugar de pensar”. Y realmente para mi es fundamental hacer cambios porque tenemos que empezar a tomar decisiones con educación e información de primera calidad.

La primera actitud que tienes que tener es educarte en temas de negocios, no quedarte en el círculo de confort sino a empezar a pagar por tener resultados.

La mayoría de las personas que emprenden un negocio, como tienen poco capital, invierten mucho tiempo. Pero a veces pasan demasiado tiempo buscando cosas gratis.

Invierten muy poco de su dinero porque no están dispuestos a invertir lo poco que tienen. Tienen miedo de perderlo. Cuando empiezas a tomar decisiones más inteligentemente y a seleccionar con cuidado tus proveedores, la diferencia es notable y es a tu favor.

Seleccionar un buen proveedor y pagarle por que te ahorre tiempo y que tu no tengas que hacer las cosas, puede ser una de las mejores inversiones de tu vida.

Voy a hablar más adelante de automatizar y de usar la tecnología. Pero por lo pronto lo que te puedo decir es que los emprendedores que más rápido crecen son los que están dispuestos a pagar por tener más resultados. No importa si tu lo puedes hacer, tu tiempo es lo más valioso que tienes.

He hablado en otros momentos de conceptos como el 80/20. Consiste en que como emprendedor te dediques a hacer aquello que genere más valor dentro de tu negocio, te pongas a hacer cosas mucho más valiosas cada vez, y que lo que no pertenece a esa categoría lo delegues. Pero este cambio de actitud del que estoy hablando implica cambiar el esquema de pensamiento para no estar buscando continuamente las cosas baratas o gratuitas.

Busca las cosas que te van a resolver problemas a mediano y largo plazo, que te van a permitir hacer la entrega de un producto o servicio con mayor facilidad. Busca cosas que te permitan replicarlo con mayor facilidad y menos costo, o diferenciarte de la competencia con sencillez. Estamos hablando de hacer cosas de calidad con consistencia.

La tecnología y el internet nos dan acceso a muchísimas cosas. Por ejemplo, hay mucha gente que pasa horas pensando en cómo hacer su logotipo.Y la mayoría terminan con un buen logotipo, pero nada profesional porque no son diseñadores. Si eres diseñador, te va a tomar poco tiempo y lo vas a hacer con mucha calidad, pero la mayoría de los demás no tenemos esa habilidad. Hoy ese logotipo te puede costar 10 o 20 dólares si contratas a un diseñador en Fiverr y te ahorras mucho tiempo.

Fiverr es un sitio donde pagas para que profesionistas independientes te hagan cierto tipo de trabajos. Lo que quiero que tengas en mente es que necesitamos un cambio de actitud. La actitud va a empezar a cambiar cuando cambies tus estados emotivos. Repito que el primer cambio de actitud que quiero que tengas es el que ya mencioné: Deja de buscar las cosas gratis o baratas y paga por tus resultados, paga por tu educación.

Sobre todo, paga por educarte emocionalmente en temas de negocios. No hay nada más poderoso para hacer crecer un negocio, que tener inteligencia emocional. Los estados de poder que tengas como empresario o emprendedor van a liderar a tu equipo. Van a influir en tus clientes y proveedores, y van a convertirte en una persona con quien quieren trabajar.

Y la mayoría de los emprendedores están tan enfocados en ganar unos cuantos dólares o pesos que no se fijan en lo importante que es cuidar este tipo de cosas. Están metidos en el negocio y jamás se detienen a darse cuenta de que si hacen una pausa van a tener más recursos, mejores decisiones, y más productividad

Suelo decirle a la gente que trabaja conmigo: “Es mejor para mi que te tomes 15 minutos para cambiar tu estado y al trabajar tengas 1 hora y 45 minutos de muy alta productividad, que dos horas de mala productividad porque no te tomaste ese tiempo”. Y este es tan solo un ejemplo. Lo importante es la visión.

En mi empresa tenemos una premisa fundamental que dice: “Tu estado es lo más importante”. Si no estás sintiéndote bien, tómate un momento para cambiar tu estado, porque así vas a ser increíblemente más productivo.”

Es momento de cambiar nuestra mentalidad para convertirnos en grandes empresarios que crecen sus empresas.