fbpx
Administración del tiempo

Administración del tiempo

Es un concepto en el que pensamos cada vez que nos sentimos abrumados por la gran cantidad de tareas que debemos hacer y la falta de espacios para disfrutar nuestra vida. En esos momentos es cuando sentimos que necesitamos de una metodología para hacer que más cosas queden hechas, pero más que una metodología necesitamos cambiar ciertos hábitos que nos mantienen atrapados en la falta de tiempo y de resultados.

En este artículo te llevaré a reflexionar en algunas cosas que considero importantes acerca de la administración del tiempo y te daré 5 recomendaciones para usarlo sabiamente. Si las aplicas estoy segura de que tus resultados se multiplicarán y podrás hacer espacio para disfrutar las cosas importantes de tu vida.

Quiero comenzar diciéndote que no existe suficiente tiempo para hacer todas las cosas que quisieras. El tiempo es limitado y todos sabemos que es un recurso que se va para no regresar jamás. Consciente o inconscientemente estás decidiendo qué actividades vas a meter en esas 24 horas que tiene tu día.

Estamos viviendo en una era donde la información está en la palma de nuestra mano. La tecnología nos ha hechos sus esclavos ya que no podemos estar tranquilos si no tenemos el teléfono celular al alcance. Mucha gente al despertar lo primero que hace es revisar sus redes sociales y su correo electrónico. Definitivamente hemos permitido que las distracciones externas roben lo más preciado que tenemos: “el tiempo”.

5 recomendaciones fundamentales que te ayudarán a hacer una sabia administración del tiempo
1. Comienza tu día sin tecnología.
Yo solía despertarme e inmediatamente revisaba mi celular para saber si alguien me había mandado algún WhatsApp o para revisar los correos electrónicos tanto personales como del trabajo. Después de que hacía esto me quedaba con una sensación de intranquilidad y de angustia por todas las cosas que tenía que hacer, pero que en ese momento no podía hacer, especialmente me refiero a las cosas del trabajo. Mi estrés estaba a tope y con facilidad me irritaba por cualquier cosa durante el día.

Había construido la rutina perfecta para comenzar mi día de la peor manera: ENCHUFADA A LA TECNOLOGÍA. Desde hace varios meses he estado trabajando en comenzar mi día de forma diferente: meditando o agradeciendo por todo lo bueno que hay en mi vida. Desde que estoy haciendo esto me siento fantástica. Estoy más calmada, incluso cuando pienso que tengo por delante un día muy ajetreado.

No ha sido fácil deshacerme de este mal hábito, los primeros días sentía ansiedad por no poder tomar mi celular y ver qué había dentro. Pero al pasar de los días y las semanas ya no he puesto tanta fuerza de voluntad para lograrlo y hasta siento alegría en las mañanas de saber que voy a crear un momento mágico cuando esté meditando.

Me di cuenta que estaba fabricando la falsa creencia de que debía “estar conectada” todo el día para que si se le ofrecía algo importante a mis seres queridos me pudieran contactar. Lo que hice fue pedirles que si algo era urgente me llamaran al celular y con eso me quité el mal hábito en el que estaba perdiendo mi tiempo en cosas no importantes de una manera muy tonta.

2. No existe el tiempo, si hay algo que es importante, vas a hacer el espacio para que suceda.
La pero excusa para dejar nuestra vida en pausa es decir “no tengo tiempo”. Es el pretexto más común cuando deseamos hacer algo pero realmente no estamos decididos. Piensa por un momento en las cosas que quieres hacer, tal vez hacer más ejercicio, prepararte en casa tus alimentos, estudiar algo, ir de paseo, convivir más con tu familia, tomar algún curso… Cualquier cosa que sea, cuando piensas en cosas que aún no haces la respuesta es “¿A qué hora? Tengo que trabajar y luego hacer una larga lista de deberes…”.

Lo que te diría es que no hay nada más improductivo que una persona que no se siente bien acerca de su vida. Gastamos mucho tiempo en sentirnos frustrados, estresados y enojados. Así las cosas no salen bien y necesitamos re-hacer muchas veces las tareas. Por eso necesitas HACER ESPACIO para nutrir tu vida, para vivir en balance y para crecer y desarrollarte. Dale importancia a las cosas que te harán una mejor persona y a las que te hacen sentir feliz.

La próxima vez que digas “no tengo tiempo”, piensa que CUANDO HAS REALMENTE DESEADO ALGO CON PASIÓN, HAS HECHO TIEMPO PARA HACERLO. Deja ya esos pretextos inútiles que te están frustrando y llevando a sentirte impotente y atrapado por la falta de tiempo. El tiempo lo controlas tú.

3. Comienza a trabajar con el plan en mente.
Cuando trabajaba en un gran corporativo y llegaba por las mañanas a mi trabajo lo primero que hacía era encender mi computadora y leer el correo electrónico. No sólo yo lo hacía, creo que todos mis compañeros de oficina lo hacían así. El resultado de comenzar a trabajar de esa manera es que en lugar de apegarte a un plan comienzas a REACCIONAR a las demandas de los demás. Para muchas personas, como solía ser para mi, la LSITA DE COSAS POR HACER era el CORREO ELECTRÓNICO y no un plan predeterminado con base en prioridades.

Desde que he comenzado a planear el trabajo antes de comenzar el día, puedo priorizar las cosas más importantes. Decido 2 o 3 cosas que SI o Si deben quedar hechas en el día y me enfoco en ellas antes de ver el correo electrónico. Y mi tiempo más productivo que suele ser entre las 10:00 y las 14:00 horas lo estoy dedicando a las cosas más importantes y no a las urgencias. Si puedes hacer el plan de trabajo el día anterior, será mucho mejor, así tan pronto te sientes en tu escritorio puedes empezar a ser más productivo y a hacer una mejor administración del tiempo.

4. Desconéctate de las redes sociales.
Los mayores robadores de tiempo que nos hacen ser improductivos son las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, por mencionar las más importantes pero hay muchas más. Es increíble cuánto tiempo valioso pasamos revisando si alguien nos etiquetó, si nos llegó un mensaje de un grupo de WhatsApp (que ni nos interesa), que si alguien hizo una publicación en Facebook, viendo mensajes de motivación que no consiguen que te muevas, etc.

¿Te has puesto a pensar cuánto tiempo estas malgastando en las redes sociales? ¿Una hora, dos, tres o cuatro? Recientemente en una sesión de coaching con un cliente que se quejaba de no tener una vida balanceada entre el trabajo y lo personal descubrimos que diariamente por la noche pasaba en promedio 3 HORAS CONECTADO EN FACEBOOK, desde las 20:00 horas y casi hasta la media noche. Eso le hacía llegar tarde al trabajo con frecuencia y estaba sintiéndose solo y aburrido aunque pasaba 4más de 3 horas chateando con sus amigos TODOS LOS DÍAS.

Piensa por un momento si quitaras esas distracciones o al menos las disminuyeras en un 80% cuánto tiempo podrías “ganar” para hacer un proyecto que te permita lograr independencia financiera, o una actividad que te de más salud y bienestar.

Mi propuesta para ti es que desconectes todas las redes sociales de tu teléfono. Puedes entrar desde la computadora si lo decides, pero no te será tan accesible como pinchar un ícono. Si quieres dedicar un espacio para la diversión o distracción asigna 30 minutos para hacerlo pero que no sea antes de las 6:00 pm. Pon esto a prueba y verás cómo si te restringes el acceso a las redes sociales y en especial desde tu teléfono vas a tener más tiempo para hacer las cosas que tanto querías hacer o para dar mejores resultados en tu trabajo. Nada va a pasar si te desconectas. ¡Hace 15 ó 20 años no necesitábamos de estas redes para divertirnos y para conectarmos!

5. La mejor ley de administración del tiempo: 80/20
La ley de Paretto o del 80/20 nos dice que el 80% de nuestros resultados proviene del 20% de nuestras acciones. O sea: 80% de tu resultados en cualquier área de tu vida está generado por una pequeña cantidad de actividades. La pregunta inteligente sería: ¿Cuáles son ese 20% de cosas que haces que verdaderamente son importantes? Si nunca te has preguntado esto deberías comenzar a hacerlo. Porque eso te ayudará a dejar de hacer cosas que no te dan resultados pero si te quitan el tiempo. Haz una lista de todas tus actividades y después analiza una por una.

Piensa qué pasaría si dejaras de hacerla. Si la respuesta es nada o casi nada pasaría, es momento de dejarla ir. Eso te dará automáticamente más tiempo para enfocarte sólo en las cosas valiosas para tu vida personal o para tu trabajo o negocio.

Tim Ferriss en su libro “La semana laboral de 4 horas” te invita a reflexionar qué harías si tuvieras una enfermedad crítica y por prescripción médica sólo pudieras trabajar 3 horas diarias. Piensas qué cosas dejarías de hacer y en qué cosas pondrías todo ese tiempo. Eso te dará la respuesta de qué es realmente IMPORTANTE y qué actividades o tareas solamente están manteniéndote ocupado pero improductivo.

Conclusión. Todos queremos tener más tiempo, disfrutar de nuestra vida, ganar más dinero, aumentar nuestra productividad, pero muy pocos son los que están haciendo una sabia administración del tiempo. El reto es aprender cómo cerrar la puerta a las distracciones, volverse conscientes de cómo estamos usando el tiempo y ser más inteligentes para hacer más de las cosas que nos darán el resultado que perseguimos.

La mejor técnica de administración del tiempo es construir hábitos funcionales que nos ayuden a deshacernos de las cosas que no importan para dedicar nuestros mejores años a construir el futuro que queremos como emprendedores o profesionales efectivos.

Si te gustó este artículo y te hizo reflexionar en la forma en la que estás empleando tu tiempo compárteselo a alguien que podría interesarle o escríbenos a info@pnlaplicada.com.mx para comentarnos qué otras cosas estás haciendo para llevar a cabo la administración del tiempo.

 

Tu compañera de éxitos

Diana Alva A.

NLP Coach Trainer

Mentalidad, Hábitos y Filosofía de la Gente de Clase Mundial

Mentalidad, Hábitos y Filosofía de la Gente de Clase Mundial

Antes de hablar de la mentalidad y hábitos de las personas exitosas déjame platicarte una historia. El año pasado tuve la oportunidad de asistir a un entrenamiento internacional de “Public Speaking” (Hablar en Público) con Steve Siebold. A este entrenamiento han asistido personajes de renombre mundial como Bob Proctor y Brian Tracy.

Sin lugar a dudas, fue una experiencia enriquecedora, no sólo por las habilidades que incorporé a mis presentaciones en público en mis cursos abiertos al público y dentro de las empresas, sino porque tuve oportunidad de conocer la filosofía de Steve Siebold que me ha fascinado y puedo decirte también que está influyendo profunda y positivamente en mi vida y en mis negocios.

Este hombre es un apasionado del éxito y del logro de resultados y se ha enfocado en estudiar la mentalidad y hábitos de las personas exitosas. En uno de sus libros más importantes: “177 Mental Toughness Secrets Of The World Class” (177 Secretos de la Dureza Mental de la Clase Mundial), hace una distinción entre la mentalidad de la Clase Media y la Clase Mundial.

Esta clasificación nada tiene que ver con el nivel de ingresos que percibes, es simplemente un reflejo de la mentalidad que tienes y el nivel de consciencia de tus propios pensamientos y acciones y de los resultados que tienes en tu vida.

Según Siebold, a la Clase Mundial sólo pertenece el 5 % de la población y a la Clase Media el 70%. (El resto lo conforma la clase alta, la clase trabajadora y la clase pobre). Como puedes ver, la inmensa mayoría se encuentra en la clase media y es por eso que abundan los resultados mediocres y solo una minoría se está llevando todo el premio.

¿Qué tipo de pensamientos y acciones tiene la Clase Mundial para ser absolutamente exitosa y ser feliz?

Durante más de 20 años de estar estudiando y trabajando con personas de alto desempeño, Siebold ha descubierto que la mayoría de la gente que se encuentra en la Clase Media sufre mucho porque no tiene los resultados que le gustaría tener y creen que son más competentes de lo que realmente son.

La Clase Media quiere tener la vida que tiene la Clase Mundial, pero no están dispuestos a pagar el precio. La Clase Media comete muchos errores, pero no es consciente de ello, por eso sigue haciendo las mismas cosas y esperando resultados diferentes que nunca llegarán si se mantienen en el mismo nivel de pensamiento.

A continuación quiero compartirte las 15 diferencias entre la Clase Media y la Clase Mundial que leí en este libro y que me impactaron más. La intención es que comiences a identificar cuáles son los comportamientos que con más frecuencia manifiestas y decidas hacia dónde quieres moverte.

Mentalidad y hábitos de las personas exitosas: Clase Media vs Clase Mundial

  1. La Clase Media compite, la Clase Mundial crea
  2. La Clase Media evita el riesgo, la Clase Mundial maneja el riesgo
  3. La Clase Media vive en una ilusión delirante, la Clase Mundial vive en una realidad objetiva
  4. La Clase Media ama la zona de confort, la Clase Mundial se siente confortable estando fuera de la zona de confortLa Clase Media tiene una mentalidad de lotería, la Clase Mundial tiene una mentalidad de abundancia.
  5. La Clase Media está hambrienta de seguridad, la Clase Mundial no cree que la seguridad exista.
  6. La Clase Media sacrifica el crecimiento por seguridad, la Clase Mundial sacrifica la seguridad por el crecimiento.
  7. La Clase Media opera con base en el miedo, la Clase Mundial opera en el amor y abundancia.
  8. La Clase Media se enfoca en tener, la Clase Mundial se enfoca en ser.
  9. La Clase Media se ven a sí mismos como víctimas, la Clase Mundial se ven a sí mismos como responsables.
  10. La Clase Media está frustrada, la Clase Mundial está agradecida.
  11. La Clase Media se mueve por el ego, la Clase Mundial se mueve por el espíritu.
  12. La Clase Media está orientada a los problemas, la Clase Mundial está orientada a las soluciones.
  13. La Clase Media piensan que tienen suficiente conocimiento, la Clase Mundial está hambrienta por aprender.

Si te pasó como a mi que descubriste que tienes comportamientos de clase media que no sabías que tenías, felicidades. Ser consciente y tomar responsabilidad de los hechos brutales de la realidad, es un pensamiento de Clase Mundial y un excelente punto de partida.

Si quieres adentrarte más en este fascinante tema de la mentalidad y hábitos de las personas exitosas, te recomiendo tres cosas:

1). Que sigas a Steve Siebold y te empapes de su increíble filosofía y

2). Que comiences a entrenar tu mente para tener mentalidad de Clase Mundial. Para lograr esto tienes muchas opciones: libros, cursos, seminarios, entrenamientos online, webinars, etc. Desafortunadamente hay muy poco material de calidad en español, por lo que te sugiero que busques este tipo de recursos en inglés y que selecciones muy bien las personas con las que te vas a educar. Recuerda que la Clase Mundial, estés hambrienta por aprender y seleccionan muy bien lo que meten en su mente.

3). Que le eches una mirada al Seminario de Liderazgo Personal – En Vivo.

==> Da click aquí para entrar a la página oficial del evento <==

Te aseguro que si inviertes TIEMPO, ENERGÍA y DINERO en ese músculo que tienes entre tus dos orejas, vas a encontrar la manera de desbordar tus bolsillos y acceder a la vida de tus sueños más pronto de lo que piensas. Cada día yo lo compruebo. No sabes todas las cosas que he obtenido en mi vida personal y profesional a cambio de invertir en mi mente para llenarla de conocimientos de alto valor puestos en acción.

Te espero en alguno de nuestros entrenamientos para seguir compartiendo contigo la mentalidad de la gente de Clase Mundial.

¡La Vida Es Genial!

Agustín Bravo

Coach & Trainer Certificado NLP

Hábitos de los Líderes de Clase Mundial

Hábitos de los Líderes de Clase Mundial

En este artículo vamos a hablar de los hábitos de los líderes de Clase Mundial. Vamos a descubrir cuáles son esos comportamientos que los hacen ser muy exitosos en su actividad profesional, ya sea que se desempeñen como gerentes o directores o como empresarios y dueños de negocios.

Los seres humanos somos criaturas de hábitos. El 95% de nuestros comportamientos son automáticos, los ejecutamos sin pensarlos y solamente un 5% son comportamientos que provienen del análisis y la elección consciente.

La mayoría de las personas que están luchando por alcanzar niveles más altos en la organización se enfocan en manejar el tiempo y esto es erróneo, debido a que el alto desempeño se obtiene de ejecutar la mayor cantidad de hábitos positivos gastando el mínimo de energía.

Un hábito se genera simplemente ejecutando una y otra vez un comportamiento hasta que se haga automático. A esto en Programación Neurolinguística le llamamos competencia inconsciente. Significa que llega un momento en el que ya no necesitas poner atención para arrancar un comportamiento, sino que éste se realiza de forma automática cuando tu cerebro lo ha practicado una y otra vez.

10 hábitos de los líderes de Clase Mundial
1. No existe un líder de clase mundial que no sea enérgico y vigoroso.
No puedes comunicar efectivamente sin involucrar tu LENGUAJE NO VERBAL. Los movimientos corporales acompañan y le dan mucha fuerza al lenguaje hablado. Practica mover tu cuerpo cuando vas a dar un mensaje. Toma consciencia de tu postura corporal, del movimiento de tus manos, de la forma en la que te paras o te sientas. Todo eso está proyectando si eres un buen líder o no. La falta de confianza personal, la duda o cualquier emoción negativa la perciben tus subordinados y eso le resta fuerza a tu liderazgo.
2. Un Líder de Clase Mundial se educa todo el tiempo.
Los líderes extraordinarios no piensan que ya lo saben todo. Al contrario, se consideran a sí mismos el activo más valioso de su vida y por eso invierten en sí mismos. Saben que se necesita una combinación habilidades suaves (inteligencia emocional, influencia, persuasión, empatía, etc.) y de destrezas técnicas (las habilidades específicas para desempeñar su labor) para tener un alto desempeño en el trabajo. Ellos destinan por lo menos 30 minutos de su día para leer, estudiar o entrenarse en temas necesarios para desempeñar su posición y separan días en su agenda para entrenarse de forma intensiva en cursos y seminarios.
3. Un buen líder pone atención a todas las áreas de su vida.
Los hábitos de los líderes de Clase Mundial no se limitan a sus actividades dentro de la oficina. Ellos saben que necesitan un perfecto balance entre su mente, cuerpo, emociones y espiritualidad y necesitan estar satisfechos con sus relaciones personales, sus finanzas y su desarrollo como personas para poder funcionar en el trabajo como un jugador de alto rendimiento.
4. Manejan adecuadamente sus emociones.
Las emociones son contagiosas y transparentes. Si estás enojado, triste, frustrado o apático no lo vas a poder ocultar. Si no te sientes bien es imposible guiar a la gente y conectarte con ella. No hay nada peor para los resultados que un equipo desmotivado, que sentirse a la deriva, sin un líder a quien seguir. Los hábitos de los líderes los ayudan a estar de buen humor no importa qué tantas presiones tengan en su ambiente externo.
5. Rituales de visualización.
Los Líderes de Clase Mundial son gente altamente espiritual. Esto no tiene que ver con practicar una religión. Más bien se relaciona con la capacidad de encontrar un propósito que los trasciende a ellos mismos. Visualizar lo que será el futuro maravilloso va a crear una visión apasionante y atractiva. No hay mejor alimento para el líder que motivarse para hacer cosas grandiosas junto con un grupo de personas que tienen la misma visión y que lo están siguiendo. Un líder piensa todos los días por qué hace lo que hace, qué lo motiva, qué lo mueve y se llena de entusiasmo por el futuro grandioso que está por venir.
6. Enfoque con pequeños periodos de relajación.
Un líder sabe que las 24 horas del día no son iguales. Hay momentos en donde naturalmente su energía está en el punto máximo. Ellos se conocen y saben qué horas a lo largo del día pueden darles la máxima productividad. Practican la fórmula 90 x 15. Quiere decir que durante 90 minutos se enfocan en trabajar en cosas muy importantes, evitando cualquier tipo de distracción. En esos momentos se desconectan del teléfono, de los correos y de la gente, para meterse de lleno en las cosas importantes y no urgentes de su negocio. Después de este periodo de 90 minutos de inmersión total, toman un descanso de 15 minutos en donde hacen una pausa para relajarse, pensar en otra cosa, compartir con alguien, meditar o incluso tomar una pequeña siesta. Solo así pueden aumentar su productividad enfocándose en lo importante.
7. No eres una máquina, necesitas periodos de desconexión.
Los Líderes de Clase Mundial trabajan intensamente en lograr sus metas. Son gente muy inteligente que sabe que necesitan periodos largos (días o semanas) de desconexión total. Porque solamente desenchufándose de su ambiente laboral es como la CREATIVIDAD aparece. No es conveniente ni sano trabajar como una máquina sin descanso en búsqueda de los resultados. Se necesita de vez en cuando NO HACER NADA. Cuando estás en una posición de liderazgo, SIEMPRE HABRÁ COSAS IMPORTANTES QUÉ HACER, pero hay que desarrollar el músculo de la voluntad para aprender a poner límites y decir “NO” para no quemarte.
8. Buenos hábitos de alimentación e hidratación.
Muchos ejecutivos y dueños de negocio tienen malos hábitos de alimentación. Se enfocan tanto en sus resultados que descuidan su cuerpo. Esto definitivamente es un error porque el cuerpo no es sólo el vehículo de la mente, sino que de nuestra capacidad física depende todo nuestro trabajo. Los hábitos de los líderes de Clase Mundial son saludables. Organizan su logística de tal manera que puedan hacer sus tres comidas importantes y tomar pequeños snacks entre las comidas. Ponen atención en comer alimentos verdaderos repletos de nutrientes necesarios para elevar su energía de forma natural. Evitan alimentos procesados o llenos de azúcares o grasas que puedan restar su energía o enfermarlos. Porque la ENERGÍA lo es todo para hacer realidad las metas y los sueños.
9. Reconocimientos, halagos, cumplidos a su equipo de trabajo.
Un Líder de Clase Mundial tiene el hábito de reconocer cuando un miembro de su equipo hizo un buen trabajo. Sabe cómo retroalimentar cuando hay cosas que mejorar. También sabe darle todo el crédito de los buenos resultados a su equipo de colaboradores. Eso hace que la gente quiera operar con ellos y que se sientan comprometidos para enfrentar los retos.
10. Planeación estratégica el trabajo.
Los hábitos de los líderes en relación a la planeación son muy especiales. Ellos planean sus actividades la tarde o noche anterior y al día siguiente saben cómo empezar su día: con lo más importante en la mente. Ellos no hacen nada hasta no haber terminado la actividad más importante de su día, aquella que corresponde al 80/20 (principio de Paretto), es decir, el 20% de las actividades que les darán el 80% de su resultado.

Para conocer más de la filosofía y hábitos de los líderes de Clase Mundial te invitamos a que conozcas el Seminario de Liderazgo Personal, impartido por Agustín Bravo.

Dale click a la página oficial del evento para conocer más detalles:

==>Seminario de Liderazgo Personal<==

Los Talentos Del Emprendedor

Los Talentos Del Emprendedor

Los Talentos del Emprendedor ¿Qué hace diferentes a los emprendedores exitosos de los que son menos exitosos?

¿Cuáles son los hábitos, la filosofía y la mentalidad de los dueños de negocios exitosos que los impulsan a comenzar, sostener y desarrollar una empresa?

Todos los seres humanos somos emprendedores. Cuando estuvimos en las cuevas, fuimos autoempleados… buscando nuestra comida y alimentándonos a nosotros mismos. Es aquí donde la historia comienza. Pero cuando vino la civilización estas habilidades fueron suprimidas. Nos obligaron a convertirnos en la “fuerza de trabajo” y nos olvidamos que en los inicios tuvimos los Talentos del Emprendedor. -Muhammad Yunus, Premio Nobel y pionero en emprendurismo.

Sin duda estas son preguntas muy interesantes para todos aquellos que tenemos un negocio propio o que trabajamos como ejecutivos en una empresa y necesitamos desarrollar los talentos del emprendedor para tener más posibilidades de ascender en la escalera corporativa.

Intrigado por la respuesta a estas preguntas me di a la tarea de investigar qué influencia tiene la personalidad de los emprendedores sobre el éxito o el fracaso en sus negocios y encontré que existen rasgos muy específicos en la personalidad de los emprendedores que hacen que sus negocios puedan ser más exitosos.

Gallup entrevistó a más de 2,500 emprendedores para conocer cuáles eran las cualidades y fortalezas que habían demostrado ser determinantes para conseguir el éxito en sus negocios. Los investigadores encontraron que 10 talentos específicos marcaban la diferencia entre el éxito y el fracaso de los emprendedores:

Los Talentos Del Emprendedor

1.Enfoque en los negocios.

Este tipo de emprendedores toman decisiones basadas en sus observaciones sobre las ganancias del negocio. La información es pieza clave para decidir si una estrategia tendrá retorno sobre su inversión. Pasan tiempo planificando estrategias de cómo hacer crecer su negocio. Tienen una fascinación con los números y las ganancias. Con su visión a largo plazo pueden motivarse a si mismos e influir positivamente en los miembros del equipo acerca de cómo será la empresa en los años venideros. La consecuencia negativa de los emprendedores que sólo se centran en esta cualidad es que con frecuencia suelen perder de vista a los clientes por estar preocupados exclusivamente en los números.

2. Autoconocimiento.

Este tipo de emprendedores tienen un fuerte sentimiento de confianza en sí mismos. Su certeza en sus habilidades les ayudan a emprender negocios, a persistir en las adversidades y tener buena actitud frente a los retos a medida que persiguen el éxito. Mientras otros tienen “parálisis por análisis” estos emprendedores tienen una fuerte autoconfianza que los impulsa a actuar rápidamente. Esta cualidad los ayuda a convencer a otros a que se sumen a su emprendimiento. Se desempeñan bien en condiciones estresantes porque tienen creencias muy fuertes de que entre mayor es el reto más grande será la recompensa.

3. Creatividad.

Son emprendedores que son muy imaginativos, siempre están explorando nuevas opciones y soluciones. Se le ocurren con facilidad nuevas ideas de servicios o productos para sus clientes. Su mente siempre está trabajando con muchas ideas diferentes. Son muy curiosos y aprenden rápido. Son personas que les gusta romper las reglas y hacer las cosas de manera diferente. La parte negativa de este talento predominante es que suelen ser más creativos que ejecutores y sus ideas corren el riesgo de quedar archivadas porque no hay nadie que las haga realidad.

4. Empoderador.

Estos emprendedores delegan fácilmente la autoridad y la responsabilidad. Reconoce y utiliza las habilidades de otros y se ocupa en hacer que los miembros del equipo se conviertan en colaboradores efectivos. Ellos entienden que una empresa para crecer necesita multiplicarse y hacer mucho más allá de lo que una sola persona podría hacer. Este tipo de emprendedor trabaja más en el negocio que “dentro de él” lo cual es muy común sobre todo en las primeras etapas de la empresa. Ellos están dispuestos a ceder el control a personas más capacitadas para llevar a cabo las tareas. Saben delegar muy bien y tienen la habilidad de desarrollar el trabajo en equipo en su empresa, esto los libera de tiempo que suelen emplear en tareas de más alto valor o que nadie puede hacer por ellos multiplicando su valor dentro de la empresa.

5. Determinado.

Este tipo de emprendedores tiene una alta resistencia a la adversidad y una gran habilidad de recuperarse de contratiempos. Ellos tienen un fuerte sentimiento de certeza de que saldrán adelante a pesar de las condiciones adversas porque saben cómo superar obstáculos infranqueables. No se rinden cuando las cosas se ponen duras. Los retrasos y los obstáculos no los desalientan. Su tenacidad y resistencia les permiten recuperarse de los fracasos. Toman responsabilidad absoluta de todo lo que les pasa y tienen un gran sentimiento de confianza de que saldrán adelante y por ello toman acción rápidamente para darle la vuelta a la situación. Creen que los obstáculos se deben a falta de acción de su parte y están dispuestos a hacer lo que sea necesario para arreglar las cosas. Ellos persiguen sus metas de forma tenaz. Se enfocan en ganar y no aceptan como respuesta un “no”. Tienen alta tolerancia al estrés y una gran capacidad para el trabajo duro y prolongado. Tienen mucha energía y vigor y los obstáculos los fortalecen. Estas cualidades aseguran la supervivencia de su negocio en las malas épocas.

6. Automotivado.

Este tipo de emprendedores dependen de sí mismos para lograr que el trabajo se realice. Tienen un gran sentimiento de responsabilidad y pueden manejar múltiples tareas de forma exitosa. Son personas que son “multitasking” (multitareas) y están perfectamente capacitados para hacer todo en el negocio. Ellos creen que sus acciones deciden el futuro de su negocio y por lo tanto están motivados a hacer que las cosas sucedan. Su actitud positiva hace más fácil la supervivencia del negocio en las primeras etapas. Comenzar un negocio es extremadamente agotador, pero la alta energía y disposición para el trabajo duro de estos emprendedores hacen posible que el negocio supere la fase de sobrevivencia. Su ágil mente puede hacer con facilidad modificaciones en su plan de negocios, productos o servicios, tanto como sea necesario.

7. Buscador de conocimiento.

Estos emprendedores se esfuerzan en encontrar información de calidad de cada aspecto y parte del negocio para conocerlo en profundidad. Usan la información como una ventaja competitiva. Emplean este conocimiento para estar adelante de la competencia y ser más asertivos en el mercado. Almacenan los datos en su cabeza y siempre se preguntan ¿para qué me puede servir “esto” en mi negocio? Esta habilidad les permite ser visionarios en el mercado y ofrecer soluciones únicas a los clientes. También pueden prever los posibles riesgos y anticiparse a ellos. Nunca dejan de aprender y esta cualidad les ayuda a crecer y desarrollar su empresa.

8. Inspirador.

Este tipo de emprendedor hablan con orgullo y valentía de su empresa. Tienen la capacidad de influir positivamente a sus clientes y empleados. Son el rostro y la voz de la compañía. Son excelentes comunicadores y saben cómo llegarle a la audiencia. Son increíblemente persuasivos y son excelentes vendedores. Su comportamiento abierto les ayuda a obtener con facilidad el “si” y a forjar relaciones de largo plazo. Son capaces de crear conexión emocional con su audiencia al compartir su pasión por su producto o servicio. Son muy hábiles para detectar las necesidades del cliente y sensibles para proporcionarle la ayuda que necesitan.

9. Constructor de relaciones.

Este tipo de emprendedores tienen una fuerte capacidad de construir relaciones de largo plazo en las cuales ambas partes se benefician. Forjan relaciones con clientes y empleados que van más allá del trabajo. Tienen comportamiento abierto, integridad personal y actitud positiva que les ayudan a crear confianza. Aplican sus habilidades para crear relaciones armónicas con clientes, empleados, proveedores competidores, etc. usa sus redes para obtener información, experiencias y obtener ayuda. De esta manera aumentan sus posibilidades de que su empresa sobreviva y triunfe. Se aseguran de seducir a sus mejores clientes y con ello aseguran su éxito en el negocio. Crean ambientes de trabajo con sentido de propósito que conecta a los empleados a un nivel emocional. Son optimistas y es muy agradable trabajar con ellos.

10. Tomador de riesgos.

Tienen una fuerte personalidad, seguridad en sí mismos y carisma. Son entusiastas a la hora de tomar desafíos. Tienen una percepción optimista acerca de los riesgos y saben tomar decisiones complejas rápidamente. Usan su lógica para decidir. En realidad no son personas altamente arriesgadas sino “atenuadoras” del riesgo ya que saben bajo qué circunstancias tomarlos. Ellos prefieren usar la razón vs a emoción porque les ayuda a superar el miedo, a calcular las probabilidades de éxito y finalmente a poner en una balanza las ventajas de tomar una u otra decisión. Su intenso deseo de triunfar los mantiene motivados estudiando cómo resolver los desafíos o problemas.

Si eres emprendedor o ejecutivo de una empresa es importante que identifiques cuáles son los Talentos del Emprendedor que ya tienes para que puedas fortalecerlos. No todas las personas pueden tener los 10 talentos aquí mencionados ni es conveniente dedicar tiempo y energía a desarrollarlos todos.

Es más conveniente fortalecer los Talentos del Emprendedor que ya tienes y quizá sumar uno o dos más que sean complementarios. En una empresa de más de una persona siempre será necesario reunir otros talentos ya que todos ellos son muy importantes en los negocios.

Todos los talentos del emprendedor tienen su parte positiva y su parte negativa si se llevan al extremo y no se complementan con otros talentos. Somos seres integrales y nuestro reto será conocer para qué somos buenos y cómo fortalecer nuestros talentos.

Ejercicio de introspección:

¿Cuales son los talentos del emprendedor con los que más te identificaste? ¿Qué otros talentos del emprendedor consideras que son importantes para el éxito de tu negocio o la empresa donde trabajas?

¿Qué ideas te surgieron de esta información que puedas poner en acción en los próximos días?

 

 

Espero que hayas tenido increíbles descubrimientos acerca de los talentos del emprendedor.

Tu compañero de éxitos,

Agustín Bravo

Coach y Trainer Certificado NLP

Referencias:

Gallup: https://www.gallupstrengthscenter.com

Inteligencia emocional en el trabajo

Inteligencia emocional en el trabajo

Sigue siendo un tema de debate el determinar qué es más importante para el éxito profesional si el Coeficiente Intelectual o la Inteligencia Emocional en el trabajo. Muchas personas siguen inclinándose en favorecer al Coeficiente Intelectual como el indicador más relevante para estimar la capacidad de un individuo de alcanzar metas en el ambiente laboral, pero durante los últimos años el concepto de Inteligencia Emocional en el Trabajo ha tomado un protagonismo relevante entre los directores y CEOs de las empresas.

La Inteligencia Emocional le sirve a las personas para manejarse eficientemente en la mayoría de las situaciones tanto en el ámbito personal como en el trabajo. La Inteligencia Emocional en el trabajo interviene en la toma de decisiones favorables, calidad de las relaciones interpersonales y el apropiado control de las emociones como el enojo, la frustración o la apatía, entre otras. De esta manera, la influencia que tiene la Inteligencia Emocional en el trabajo sobre la capacidad del líder dentro del entorno profesional se hace evidente y se vuelve, de manera indiscutible, el factor determinante para el éxito del ejecutivo, muy por encima de otros tipos de inteligencia. Esto principalmente por el hecho de poder interactuar de manera apropiada e inteligente con los miembros de un equipo de trabajo y con sus jefes o directores.

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Citando a Daniel Goleman, psicólogo Estadounidense, autor del libro más célebre sobre el tema: “La Inteligencia Emocional” (1985), la Inteligencia Emocional es “esa disposición que nos permite tomar las riendas de nuestros impulsos emocionales, comprender los sentimientos más profundos de nuestros semejantes, manejar amablemente nuestras relaciones o desarrollar lo que Aristóteles denominara la infrecuente capacidad de «enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto».

Tener Inteligencia Emocional significa poder percibir de forma adecuada cómo funciona el mundo y actuar de manera apropiada y responsable, comprendiendo y participando de manera inteligente para poder obtener los resultados que queremos en cualquier área de la vida. También involucra el auto-manejo de nuestras propias emociones, evitando estallidos emocionales injustificados de ira, frustración, culpa y otros sentimientos dañinos.

Fases de la Inteligencia Emocional

Según Daniel Goleman, la Inteligencia Emocional posee cuatro fases o etapas que funcionan de manera simultánea y que deberá desarrollar la persona que quiere tener maestría en Inteligencia Emocional:

  • Consciencia de las propias emociones, aquí la persona identifica y comprende lo que siente y por qué lo siente, entiende cómo el entorno le afecta de manera emocional.
  • Manejo de las propias emociones, en esta etapa la persona logra manejar productivamente lo que siente y lo que piensa. Para poder gestionar o manejar dichas emociones de manera conveniente, debe tener previa consciencia de ellas.
  • Consciencia de las emociones de los demás, en esta etapa la persona aprende a percibir cómo sienten y piensan las personas que forman parte de su entorno. También analiza y se preocupa por el comportamiento y las emociones de todas las personas involucradas en sus grupos de trabajo y sociales.
  • Manejo de las emociones de los demás, en esta etapa la persona adquiere plena consciencia de las emociones de los demás, esto le permite influir en ellos de manera juiciosa mediante acciones diseñadas para alcanzar una finalidad concreta ya sea en el trabajo o en su vida personal.

Se entiende así que el individuo que posee una Inteligencia Emocional Desarrollada logra comprender y gestionar las emociones propias y de quienes se rodea, con la finalidad de construir relaciones productivas. Logra hacerlo de manera consciente y reflexiva, intentando evitar siempre un estado anímico que lo perjudique, como la ira, el enojo o el arrepentimiento.

La Inteligencia Emocional en el Trabajo

La Inteligencia Emocional en el trabajo juega un rol determinante en todos los niveles de la cadena de mando. Si se toman en cuenta las fases diseñadas para comprender el complejo concepto de este tipo de inteligencia, fácilmente se puede asociar con el Liderazgo dentro de las empresas, donde es indispensable una interacción social eficiente para lograr el máximo desempeño de un equipo.

Un líder que posea una inteligencia emocional reducida o poco notable, carecerá de la habilidad para gestionar, motivar y dirigir a los miembros de su equipo de trabajo. No podrá verlos como seres humanos que funcionan con base en emociones sino que, al contrario, los verá como grises peones en un tablero de ajedrez, que funcionan siempre de la misma manera, pase lo que pase, y probablemente su respuesta automática será el enojo y la ira en contra de los empleados y por supuesto, los malos resultados para la organización.

Un Líder requiere Inteligencia Emocional en el Trabajo

El poder interactuar con un miembro del equipo, entendiendo su funcionamiento como ser social, le permitirá al líder una eficiente gestión. También entenderá como el entorno influye, de manera positiva o negativa, al grupo de trabajo y a su rendimiento. Saber esto le permitirá al líder crear estrategias para aprovechar los talentos de los miembros de un equipo y tratarlos de manera diferente respetando su individualidad.

Además, la eficiencia analítica del Líder con Inteligencia Emocional le permitirá tomar decisiones más apropiadas que le conducirán a obtener mejores resultados para la empresa. A mejores resultados mayores oportunidades de ganar un mejor salario y ascensos. Este hecho, dentro del ámbito laboral, se traducirá rápidamente en un sano desarrollo profesional, que le permitirá a la persona el crecer continuamente en su carrera y alcanzar posiciones mejor remuneradas.

De esta manera, es indispensable para ejecutivos y gerentes de alto nivel el tener una Inteligencia Emocional en el Trabajo notable y desarrollada. Sus cargos dentro de las organizaciones de ahora les exigen eso. Si el Líder no entiende que las personas funcionan con base en las emociones, difícilmente logrará que los miembros de su equipo quieren seguirlo voluntariamente para lograr los resultados para la empresa.
Si, por ejemplo, un gerente no logra darse cuenta que los trabajadores sufren un severo caso de falta de motivación por bajos sueldos o mal ambiente de trabajo, que los ha llevado a disminuir su rendimiento, difícilmente pensará en opciones adecuadas para remediar la situación. En un caso más complejo, un ejecutivo en el área de marketing debe poder comprender el ánimo del target consumidor (público objetivo). Un mercado debe estudiarse a nivel emocional si se quiere ejecutar una estrategia de publicidad efectiva.

Quien no tiene consciencia de sus propias emociones, difícilmente podrá entender el funcionamiento del entorno y sus semejantes. Es por ello que la Inteligencia Emocional en el Trabajo es un concepto muy importante al cual hay que prestarle plena atención para desarrollarlo efectivamente.

Si quieres aprender herramientas para desarrollar tu Inteligencia Emocional visita el siguiente enlace para conocer el Seminario de Liderazgo Personal –> Da click aquí para ver más sobre el Seminario de Liderazgo Personal